Los trenes extremeños, viejos y mal cuidados

Tren saliendo ayer de la estación de Cáceres en dirección a Mérida. :: /LORENZO CORDERO
Tren saliendo ayer de la estación de Cáceres en dirección a Mérida. :: / LORENZO CORDERO

Los expertos pintan un panorama oscuro por la sucesión de averías y retrasos en el tren convencional y la ausencia de la alta velocidad

Celestino J. Vinagre
CELESTINO J. VINAGRE

En junio, con la primera oleada de averías e incidencias en el transporte ferroviario, un maquinista profetizó a HOY: «El verano va a ser tremendo. Llegarán más problemas porque tiene que pasar». Y ha pasado. Ahora, en uno de los periodos del año, mitad de agosto, con más movimiento de personas. Los expertos consultados por este periódico tienen claro el diagnóstico, el por qué ha vuelto a ocurrir. La ausencia de un mantenimiento continuado de los trenes, el estado de las vías o el hecho de que circulen convoyes con cierta edad y muchos kilómetros a sus espaldas forman una tormenta perfecta para explicar esta realidad.

Más información

«El tren convencional se muere y la alta velocidad no llega. Estamos acabados», remarca Ángel Caballero, ferroviario con 42 años y medio de experiencia y que ahora lucha por este medio de transporte a través de la Asociación Extremeña Amigos del Ferrocarril. «Estamos hartos. No hay suficientes trenes para que se hagan revisiones periódicas a fondo. Ni personal para los arreglos. La metáfora de cómo está el tren es el taller en ruinas que se encuentra en Badajoz», añade Miguel Fuentes, con 35 años de trabajo en el sector y portavoz de CC OO en la materia.

Caballero y Fuentes son pesimistas respecto al futuro del tren («no hay voluntad política, te mienten y encima algunos de aquí los aplauden», critica el primero), pero valoran que la movilización ha aparecido por fin en Extremadura. «En algo hemos avanzado. No sé hasta dónde llegará. Estuve trabajando en Villaverde Bajo, cerca de Fuenlabrada, y gracias a la presión ciudadana, que cortaba la vía, se acabaron los problemas y tienen ahora una red extraordinaria», añade el segundo.

Furgoneta/taller

Por Extremadura circulan dos modelos de trenes. Los dos de gasoil porque no tenemos un solo kilómetro de vía electrificada. Uno es el S-599. Es el menos viejo (rondará los diez años). Y el menos malo porque puede ir a hasta 160 kilómetros por hora, tope que casi nunca puede alcanzar. El otro es el S-598. «Se está convirtiendo en costumbre que los trenes salgan con menos motores en funcionamiento de lo normal. Lo normal son cuatro pero se están haciendo viajes o intentado hacerlos con tres o solo dos motores. Y, claro, no pueden», añade el sindicalista.

«No es que sean viejos por tener hasta trece años de antigüedad. Lo son por los kilómetros hechos, por la falta de mantenimiento y porque son los que nos mandan de otras regiones cuando dejan de usarse allí», señala el presidente de Amigos del Ferrocarril.

Cuenta Miguel Fuentes que el mantenimiento de Renfe está subcontratado. No lo hace personal propio. Se encarga una empresa en la que Renfe tiene una participación del 49%. «Son menos trabajadores, aunque sean excelentes, y cobran la mitad que uno de Renfe. Y, sobre todo, su taller es una furgoneta. En Badajoz había un taller pero ya está en ruinas. Y en Mérida existe un foso para arreglos pero con muy poco personal».

Fuentes agrega que si ocurre una avería de un tren en Plasencia, «cogen la furgoneta y se van allí. Si pasa en Cabeza del Buey, lo mismo. Además, muchas veces necesitan material que llega tarde y sin eso el tren averiado queda inutilizado. El problema es de falta de mantenimiento y también de vías infames». Caballero incide en que el tren extremeño es de vía única, que queda bloqueada cuando surgen problemas, y «parte de esa vía es tan antigua que es de auténtica vergüenza ir por ahí. A no más de 30 kms/hora en varios tramos. Esto clama al cielo».

«¿Cuánto se gasta Renfe en indemnizar a los pasajeros y en pagar autobuses para sus desplazamiento?. ¿No se lo puede gastar en mejorar la vía convencional», cuestiona Miguel Fuentes. «Aquí no habrá tren electrificado entre Badajoz y Plasencia hasta 2025 en su totalidad (el Gobierno dice 2020). Pero mientras tanto hay que invertir en trenes buenos y vías buenas. Pero el Gobierno solo apuesta por el AVE y aquí no lo va a haber», finaliza Ángel Caballero.

Fotos

Vídeos