Renfe construirá un taller en la estación de Badajoz para arreglar sus trenes

Personal trabajando en un tren en el taller de Renfe en Cádiz./HOY
Personal trabajando en un tren en el taller de Renfe en Cádiz. / HOY

El operador invertirá 1,1 millones de euros para volver a tener una instalación que ha quedado en desuso

Luis Expósito
LUIS EXPÓSITOBadajoz

Casi 1,1 millones de euros para que los trenes que circulan por Extremadura vuelvan a tener un taller donde pasar el correspondiente mantenimiento y ser arreglados cuando sufran una avería. Ese es el objetivo de Renfe, que pretende reconstruir en el plazo de dos años y medio el taller de la estación de Badajoz, que tuvo que ser abandonada debido a las deficiencias detectadas en una visita de la Inspección de Trabajo, y que ahora mismo se encuentra practicamente en ruinas.

El proyecto se llevará a cabo en tres fases según el Plan de actuación que maneja Renfe, al que ha tenido acceso HOY. En este texto se recuerda que en la región prestan servicio los trenes modelo 598 y 599, cuyo mantenimiento se realiza fundamentalmente en las instalaciones que existen en Cerro Negro, Madrid.

En caso del primer modelo, se realiza a través de la sociedad participada Actren, y en el segundo mediantes recursos propios la empresa pública. Hay que recordar que el Talgo dejó de circular por Extremadura en diciembre de 2010.

«Las condiciones de explotación exigen un frecuente nivel de control para asegurar un funcionamiento sin averías relevantes, lo que unido a un servicio muy exigente como es el existente en el ámbito de Extremadura, y un régimen de explotación actual que conlleva que los trenes en algunos caso solo pasen por la base de mantenimiento cada siete o más días, dificulta la supervisión y una rápida actuación cuando se detectan síntomas de fallo», reza textualmente el Plan que maneja Renfe.

El plazo es de dos años y medio y albergará convoyes de hasta 100 metros de longitud

Hay que recordar que la falta de mantenimiento y de un taller estable fueron dos de las deficiencias fundamentales del ferrocarril en Extremadura, según publicó este diario el pasado 16 de agosto. En esa información se recogían las palabras de Miguel Fuentes, veterano ferroviario y responsable de esta parcela en CC OO Extremadura. Entonces dijo que la plantilla de la empresa subarrendada que lleva el mantenimento «son menos trabajadores, aunque sean excelentes, y cobran la mitad que uno de Renfe. Y, sobre todo, su taller es una furgoneta. En Badajoz había un taller pero ya está en ruinas. Y en Mérida existe un foso para arreglos pero con muy poco personal».

Por ello, con el objeto «de obtener una reducción significativa de las incidencias imputables al material», se pretende acometer una serie de medidas, entre las que se incluye la apertura del taller de Badajoz «para llevar a cabo reparaciones y revisiones de corto alcance en los trenes sin necesidad de su retorno a su base principal, y reduciendo los tiempos de entrada de los vehículos a las bases/puntos de ma ntenimiento».

Fases

En una primera fase, que empezará ya y duraría tres meses, se pretende mejorar el acondicionamiento de espacios, con la dotación de vestuarios, aseos, almacén, oficinas...

Más adelante, se pretende demoler parcialmente la nave donde estaban los antiguos talleres (solo se mantendría la fachada frontal) para construir una nueva de 45 metros de longitud que estaría dotada de sendos fosos para poder arreglar dos trenes al mismo tiempo. De esta forma, se podría trabajar con composiciones (término técnico que se usa para hablar de la sucesión de vagones que forman un convoy) de 75 metros. El plazo estimado de estas obras, incluido el tiempo que se tarde en su contratación, sería de once meses y medio.

Ya en una última fase, la intención es ampliar esta nave otros treinta metros más por cada extremo, de forma que a partir de ese momento pueda albergar composiciones que superen los 100 metros de longitud. Para conseguirlo, Renfe calcula que tardaría del orden de quince meses y medio.

Como viene informando este diario, este está siendo un verano especialmente problemático en lo que a averías de tren se refiere. Como ejemplo baste recordar lo que sucedió el fin de semana del 12 y 13 de agosto, cuando se registraron tres incidentes en menos de 24 horas que provocaron retrasos superiores a las dos horas y media entre Madrid y la región.

Más información

Como la vía en Extremadura es única y no doble, también se vieron afectados los convoyes que circulaban en sentido contrario, lo que generó demoras en más trayectos. El último percance registrado tuvo lugar el pasado 21 de agosto, cuando medio centenar de personas se quedó en la estación de Guadalmez-Los Pedroches (Ciudad Real) cuando procedían de Badajoz.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos