«Todavía hay capacidad para recoger con tranquilidad más agua en los embalses»

«Todavía hay capacidad para recoger con tranquilidad más agua en los embalses»Gráfico

El presidente de la Confederación del Guadiana dice que no se ha descartado la opción de posibles restricciones a pesar de las dos semanas de lluvia

Celestino J. Vinagre
CELESTINO J. VINAGRE

Este lunes apenas llovió en Extremadura. Cuatro gotas dispersas. Eso fue una noticia. Fue el único día en los últimos quince en el que el cielo dejó de regar una tierra que estaba muy seca. Tanto que se estaba en situación de prealerta y alerta (incluso, en algunos embalses, de emergencia) en casi toda la cuenca del Tajo y del Guadiana a su paso por Extremadura. Las generosas y repartidas lluvias han cambiado ahora esa fotografía, tanto que algunos embalses (Rosarito y Jerte, en el norte cacereño, y Valuengo, en el suroeste pacense) han empezado a desembalsar.

Hoy volverá a llover de forma más general, aunque sin exageraciones, pero mañana sí se esperan, según la Agencia Estatal de Meteorología, precipitaciones abundantes que llegarán hasta mediodía del jueves. A pesar de este anuncio, la región está lejos todavía de revivir las graves inundaciones que llegaron hace cinco años, a finales de marzo de 2013, sobre todo debido al desembalse de las grandes presas del Guadiana.

«Hay mucho hueco en los grandes embalses. Todavía hay capacidad para embalsar más agua con tranquilidad», resume José Martínez, presidente de la Confederación Hidrográfica del Guadiana (CHG). «Es posible que en las presas pequeñas, las de labio fijo (las que no necesitan compuertas para soltar agua), se desembalse pero eso no supone ningún riesgo importante», expresa.

En la cuenca del Tajo a su paso por Cáceres esa reflexión de Martínez se puede trasladar, aunque con más matices. «Allí ha llovido bastante más y algunas presas con la de Jerte y Rosarito ya han aliviado, pero viendo cómo está Alcántara, Valdecañas o Gabriel y Galán está claro que todavía hay margen para recoger más agua», concluye.

Lejos de los mejores datos

En la provincia de Badajoz está el embalse más grande de España y el segundo de Europa. Es el de La Serena. Solo se ha visto obligado a soltar agua en 1997 y en 2013. Ahora está al 45,1% de su capacidad. Normalmente no se plantearía levantar compuertas si no se llega al entorno del 90%. La segunda presa de España también está en Extremadura. Es la de Alcántara, sobre el Tajo, centrada en la producción hidroeléctrica. Ahora presenta un saludable 72,4% de ocupación, aunque lejos de un posible desembalse.

«Estamos hablando de situaciones normales. Y aunque llueva durante una semana más como dice la Aemet, no parece que sea previsible una situación como la de marzo de 2013. Básicamente porque arrastramos una importante sequía. Otra cosa es que se produzcan crecidas de arroyos y ríos sin regular pero eso siempre ocurre cuando llueve durante un tiempo prolongado y se impone en estos casos la precaución por parte de los ciudadanos».

La reserva de agua de la cuenca del Tajo, incluyendo Castilla-La Mancha y Madrid, asciende a 5.800 hectómetros cúbicos (hm3), 1.185 hm3 más que la semana pasada. Un buen dato pero que no obvia una realidad complicada, con restricciones de agua adoptadas ya en territorio manchego. Y del municipio cacereño de Cedillo, junto a Portugal, el Tajo sale a hacia territorio luso con un caudal de 1900 metros cúbicos por segundo (m3/s), una cifra nada exagerada.

En la cuenca del Guadiana pasa algo similar. Las presas a su paso por Castilla-La Mancha, Extremadura y Andalucía acumulan 4.868 (hm3), esto es, el 51,7% de la cantidad posible. Específicamente, los embalses extremeños del Guadiana están al 51,3%.

En el azud de Badajoz el río llegó a pasar ayer con 300 m3/s, un gran número si se compara con el de finales de febrero, cuando el dato era de unos escasos 10 m3 pero muy alejado de los años de las inundaciones. «En 1997 pasó con más de 4.000 metros cúbicos por segundo y hace cinco años apenas superó los 2.100», recuerda Martínez para incidir en que la situación en la cuenca «es de gran alivio para todos por el agua caída y que debe seguir cayendo y de gran normalidad en estos momentos».

Estado que presentaba este domingo la presa de Villar del Rey.
Estado que presentaba este domingo la presa de Villar del Rey. / HOY

Si se cumplen las previsiones de Meteorología, los primeros embalses de la CHG (el de Valuego es de la Junta) que pueden empezar a soltar agua serían el de Villar del Rey, del que se abastece la ciudad de Badajoz, o el de Horno Tejero. El de Villar del Rey se encontraba ayer al 89% (116,5 hm3 cúbicos sobre 130 posibles).El de Horno Tejero, al 80% (20,8 hm3 sobre 24,4, 80%).

Recalca la Confederación del Guadiana (también la del Tajo), que se mantiene la posibilidad de acometer restricciones en el consumo de agua embalsada con destino a regadío. «Esa posibilidad sigue en pie porque hay zonas en las que las lluvias no han sido abundantes. Tampoco sabemos qué pasará más allá de una semana, meteorológicamente hablando. Se sigue imponiendo la prudencia», expresa el presidente de la CHG.

Lo que sí está cantado es que con las lluvias de las dos últimas semanas no habrá necesidad, como el año pasado, de adelantar la campaña de riegos a finales de marzo. Un alivio añadido para el campo extremeño.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos