Hoy

Los sindicatos, divididos ante la salida propuesta para los docentes de Religión

Fernández Vara charla con docentes de Religión en una imagen de archivo
Fernández Vara charla con docentes de Religión en una imagen de archivo
  • CC OO la rechaza y PIDE solicita desdobles en otras materias mientras CSI-F la respalda y ANPE la aprueba con cautela

El rechazo frontal de los sindicatos con el que la Consejería de Educación se encontró cuando propuso que los docentes de Religión realizaran otras labores en los centros educativos, para no ver así reducida su jornada laboral y con ella sus sueldos, no se ha producido esta vez.

La nueva medida que está llevando a cabo el departamento que dirige Esther Gutiérrez para evitar la precariedad laboral de los docentes de Religión ha sido acogida de forma desigual por las centrales con presencia en el ámbito educativo. Esta medida pasa por permitir que se baje la ratio en esta materia, de tal modo que no sea preciso, como ocurre hasta ahora, que se agrupen los alumnos de las diferentes clases de un mismo curso para que el docente imparta la asignatura. Puesto que permite que el docente imparta a cada clase por separado, aunque en el aula de turno haya 15 o menos alumnos que han elegido Religión.

El objetivo de la medida es paliar las consecuencias que para estos docentes tiene el currículum de ESO y Bachillerato que ha entrado en vigor este curso, que quita una hora de Religión en primero de Secundaria y obliga a los alumnos de Bachillerato a cursarla junto con Ética en caso de que la elijan.

«Rechazamos la posible reducción de ratios, o número de alumnos por aula, como medida que justifique los salarios de los docentes de Religión, o pretenda compensar la supuesta pérdida de puestos de trabajo que conlleva la aplicación del nuevo currículum», señala Comisiones Obreras en nota de prensa. Critica que «una vez más se emplee la ratio retorcidamente como medida de ajustes laborales» y que se aplique solo a un colectivo cuando hay otros que también han visto mermado su horario lectivo «como docentes de Tecnología, Educación Plástica y Visual o Música, por citar solo ejemplos recientes». Esta central considera que Educación debería esforzarse «en bajar la ratio para atender a la diversidad o en materias basadas en el conocimiento».

PIDE, por su parte, aplaude que la consejería haya decidido no dar otras tareas a los docentes de Religión, pero reclama que la bajada de ratio que permite para esta materia se aplique a otras. «Entendemos que desdoblar grupos para bajar la ratio y así subir las horas de Religión, se debería aplicar a todas las materias; de lo contrario se produciría un agravio comparativo entre las materias científicas y las enseñanzas de fe, que sería del todo inaceptable», argumenta Alfredo Aranda, que también recuerda que «hay que otras materias que perdieron horas y, en ningún momento, la Consejería estimó compensaciones ni desdobles».

ANPE no se opone, «de entrada», a una medida en favor «de la estabilidad laboral a la que cualquier trabajador tiene derecho», si bien exige que la Consejería de Educación «la explique en cuanto a su traslado al aula, al centro y a los horarios». Antonio Vera reclama «ver cómo afecta, si afecta, al resto de compañeros, el respaldo jurídico y normativo en que se basa, y comprobar que no supongan agravio comparativo».

Mercedes Barrado, de CSI-F, por su parte, respalda una medida que, a su juicio, no perjudica a otros colectivos docentes. «Estamos a favor de los desdobles para que no se pierdan horas», resume.

Según los docentes de Religión, si la medida se aplica bien en los centros educativos las reducciones en sus sueldos a consecuencia del nuevo currículum de ESO y Bachillerato no superarían el 20%.