Hoy

Educación permite bajar la ratio de Religión para paliar la pérdida salarial

Una profesora de Religión en clase
Una profesora de Religión en clase / HOY
  • Los docentes aprueban una medida consensuada con ellos que hace posible impartir la materia en aulas con 15 o menos alumnos

«Si hasta ahora, por ejemplo, se agrupaba a los alumnos de dos clases de primero de la ESO que habían elegido Religión para dar la materia, porque en una había 15 alumnos y en la otra otros tantos, ahora no será necesario y podremos dar una hora a cada clase», explica Carlos Hurtado, portavoz de la asociación de docentes de Religión de Extremadura.

Más allá de lo que se dirima en vía judicial, la emprendida por las diócesis extremeñas, la Consejería de Educación y la asociación de docentes de Religión están buscando una salida negociada a la situación en que deja a los últimos el currículum de Educación Secundaria Obligatoria y Bachillerato que ha entrado en vigor este curso. El mismo quita una hora a esta asignatura en primero de ESO y obliga a los alumnos de primero de Bachillerato a cursarla junto con Ética en el caso de que la elijan.

Esta reducción horaria de la materia conlleva una merma a su vez en los sueldos de los que la imparten, que cobran por hora que dan. Por este motivo, la asociación de docentes de Religión inició protestas nada más conocer el currículum y solicitó medidas paliativas a los responsables de Educación. Fue el propio presidente de la Junta, Guillermo Fernández Vara, quien les garantizó que se estudiarían esas medidas. Y el pasado mes de junio, la Consejería de Educación anunció que los docentes de Religión realizarían otras labores en los centros para mantener sus jornadas laborales, las horas que venían impartiendo la materia en cursos anteriores, y así mantener también sus sueldos. En definitiva, corregir la precariedad laboral en la que quedan los docentes de Religión sin modificar un currículum que persigue reforzar la enseñanza de las materias troncales y el bilingüismo fundamentalmente, como ayer recordó el departamento que dirige Esther Gutiérrez. Y un currículum, además, que contó con el visto bueno de sindicatos y Consejo Escolar.

Sin embargo, la opción de que los docentes de Religión hicieran otras labores fue criticada por los sindicatos, en general, y PIDE, en particular. Esta central expresó públicamente su rechazo sin paliativos a la propuesta y avisó que acudiría a los tribunales si finalmente se llevaba a cabo. A su entender, la posibilidad de que los docentes de Religión realizaran otras tareas quitaba la opción a otros profesores de completar sus propias jornadas con ellas.

Ante la posibilidad del conflicto judicial, además del académico, la Consejería de Educación olvidó esa propuesta y estudió nuevas fórmulas, que no perjudicaran a otros profesores, para evitar que los docentes de Religión pierdan un 40% de su sueldo, según sus cálculos, con el currículum que está vigente.

La nueva medida, la que ya está aplicando en muchos centros educativos de la región, es suavizar la ratio de Religión de tal forma que la materia se pueda impartir en aulas con 15 alumnos o menos, «de la misma forma que se permite con otras muchas materias», señala Carlos Hurtado. Recuerda que la medida fue consensuada con los responsables de Educación hace algo más de una semana y que ayer mantuvieron un segundo encuentro para evaluar su aplicación.

«Está siendo irregular, en algunos centros se están reestructurando los horarios para hacerla posible y en otros de momento no; pero la consejería se ha comprometido a volver a insistir a los centros para que procuren llevar a cabo la reestructuración». Hurtado asegura que no hubiera habido problemas si la medida se hubiera ejecutado antes de iniciar el curso y cuadrar horarios, pero asegura que si finalmente se aplica bien la reducción de los sueldos no superará el 20% en los 120 docentes, de los 400 que hay en la región, que imparten Religión en ESO y Bachillerato.