Hoy

La dehesa extremeña en 360 grados y un cerdo de anuncio con estilo pop

vídeo

:: CASIMIRO MORENO

  • «Quería mostrar los recuerdos que tengo, cuando era pequeña e íbamos al campo», explica López

Por un lado, una dehesa extremeña, con flores, árboles y, como no, cerdos. Por el otro, una mesa dispuesta para el aperitivo, en la que un niño está cogiendo una rodaja de embutido de un plato. «Quería mostrar los recuerdos que tengo de cuando era pequeña y nos íbamos en primavera al campo, con mis padres y sus amigos», explica Ana Belén López de su trabajo sobre la escultura de Luis Martínez Giraldo, reconociendo que la mente se le va a la infancia cuando piensa en la dehesa.

Aunque tuvo varias ideas, al final se decantó por «hacer un 360 grados y me decidí por un paisaje, porque me gusta hacer algo más fotográfico, más real», manifiesta la artista, que ha utilizado a su sobrino pequeño como modelo. «Tiendo a gastar como modelos a la gente de mi alrededor, mis amigos y mi familia. Mi sobrino se ha visto y se reconoce, tiene tres años y le gusta que le pinte», asegura.

Para decorar el cerdo, lo primero que hizo fue alisar la talla. «Lijé, di una capa de pintura y volví a lijar. Luego ya fui pintando encima, poniendo capas de color y, por último, los detalles», expone, López, que se sumó a la Iberian Pork Parade gracias a su trabajo previo. «El responsable de la Parrilla de Galarza vio mis cuadros y le gustaron mucho. Me preguntó si me gustaría hacer el cerdo y fue un placer».

Además, a esta pintora le hace ilusión participar en una obra colectiva junto con los artistas que la componen. «Hay muchos pintores extremeños reconocidos. Esta iniciativa me parece muy buena idea para mostrar los artistas que tenemos en la región. Hay mucho arte en Extremadura», certifica López.

Un cerdo de anuncio con estilo pop

'Trotamundos pig'. Así se llama la obra creada por el artista Jesús Pizarro para la exposición itinerante Iberian Pork Parade. En ella, este licenciado en Bellas Artes por la Universidad de Salamanca ha utilizado la técnica décollage para hacer una escultura basada en carteles publicitarios.

«Me he centrado en imágenes que han sido usadas anteriormente en diferentes contextos. Son carteles que nos encontramos en vallas y muros, y que anuncian desde conciertos hasta festivales de circo, pasando por conferencias e incluso eventos políticos», detalla Pizarro, quien apunta que «lo importante no es el contenido sino aspectos estéticos como los colores, las tipografías o el paso del tiempo que ha influido sobre ellos». El conjunto de la creación tiene ciertos tintes de estilo pop.

Para elaborar la obra ha utilizado sobre todo carteles encontrados en un muro de Miajadas, localidad natal de Jesús. «Descubrí un sitio fantástico que hacía tiempo que nadie tocaba. Había muchísimos carteles». Seguidamente recortó tiras y las fue pegando de forma transversal en la escultura, para incluir más tarde algunos toques pictóricos. Todo para crear un mundo diverso y global.

Jesús Pizarro pinta desde que entró por la puerta de la facultad. Fue cuando conoció el arte con mayúsculas. Su primera exposición fue en la sala Juana Francés, de Zaragoza, en 1996. A partir de ahí se han sucedido muchas. Sin embargo, nunca antes había participado en una iniciativa que sacara el arte a la calle. «Me parece excelente que el nombre de varios artistas formen parte de esta idea», concluye.