Hoy

Un cerdo con tintes origami

vídeo

:: LUCAS GARRA

  • «Me gusta esta tendencia de la papiroflexia y la combinación de colores me resultó muy atractiva», dice Vagace

El primer trabajo de Alberto Vagace como diseñador de espacios lo realizó en el Rincón Nazarí.

Todo apunta a que lo hizo realmente bien, porque fueron los responsables de la empresa los que se pusieron en contacto con él para que decorase la escultura de Luis Martínez Giraldo que patrocina este establecimiento de hostelería. «Es el cerdo que me gustaría tener en mi estudio. Me gusta esta tendencia del estilo origami y de la papiroflexia. La combinación de colores me resultó muy atractiva. No hay que tenerle miedo al rosa», dice el diseñador sobre el resultado final.

'Geocerdo' es el nombre que le ha puesto a su obra, «porque es una abstracción geométrica que representa el despiece del cerdo a través de distintos polígonos. Dada la combinación de tonalidades se ve la profundidad o el relieve de la forma del cerdo», indica Vagace. Precisamente, generar los espacios y definir las distintas partes del despiece ha sido lo que más le ha costado, así como «intentar combinarlo y que resultara atractivo», añade.

En su trabajo sobre la escultura, el artista comenzó alisando un poco la superficie. «La textura era un poco rugosa y, en este caso, que hay tantas líneas rectas buscaba la mayor perfección posible», señala.

Esto lo hizo con resina, luego lo lijó y dio unas capas de pintura base para matar la porosidad. «Primero marqué todas las líneas y luego lo enmascaré. Hay una combinación de cuatro colores e intenté que no coincidieran», confirma Vagace, que está muy satisfecho con participar en la Iberian Pork Parade. «Espero que mi diseño esté a la altura, porque hay muchos y muy buenos», comenta el autor.

La marca de los cinco elementos

'Los cinco elementos'. Este es el nombre que Purificación Martín ha puesto a su trabajo sobre la escultura de Luis Martínez Giraldo. En la antigüedad, los elementos eran cuatro: fuego, tierra, agua y aire. Y estos son los que ha representado la artista sobre el cerdo que ha patrocinado el restaurante El Sigar.

El quinto hay buscarlo en las personas, tanto en las que trabajan en el establecimiento de hostelería como en la pintora que muestra su arte en la obra. «He querido plasmar los elementos que tenemos en la naturaleza y que sirven para llevar a fin los platos que el cocinero hace en el restaurante y que son verdaderas obras de arte», explica Martín, que a sus 80 años es la más veterana de todos los artistas que participan en la Iberian Pork Parade. «He empezado por las patas de la escultura, porque la parte inferior tiene mucha más fuerza», expone Martín, que situó ahí el fuego, para luego ir descendiendo en intensidad del color a la vez que ascendía hacia el lomo del cerdo.

La artista se sumó a la exposición itinerante porque la empresa se puso en contacto con ella para ofrecerle pintar una escultura. «Me parece una idea genial. Extremadura necesita promocionarse, el cerdo es nuestra seña de identidad y la dehesa es lo mejor que tenemos», afirma la pintora, que reconoce que nunca había pintado una escultura de este tipo. «Lo que más me ha sorprendido es el tamaño. Cuando me hablaban de esto, pensaba que iba a ser más pequeño, pero cuando lo vi me impresionó. La superficie es rugosa y, personalmente, me ha gustado esa textura para expresarme en el dibujo», concluye la artista.