La plataforma contra la mina en Cáceres confía en que la presión social pare el proyecto

Miembros de la plataforma 'Salvemos la Montaña' tras la rueda de prensa de ayer. :: lorenzo cordero/
Miembros de la plataforma 'Salvemos la Montaña' tras la rueda de prensa de ayer. :: lorenzo cordero

Esta agrupación insiste en que el empleo no será el anunciado y que los efectos sobre la salud y el medio ambiente son muy graves

Cristina Núñez
CRISTINA NÚÑEZCáceres

La plataforma ciudadana 'Salvemos la Montaña' confía en que el proyecto de la mina de litio a cielo abierto de Valdeflores «no va a salir por la presión popular». A pesar de ese pálpito, esta agrupación de ciudadanos creada el verano pasado para evitar el avance del proyecto de la empresa promotora, Tecnología Extremeña del Litio (TEL) quiere continuar sumando apoyos, haciéndose fuertes. «Sólo desde la ignorancia se puede entender que haya personas que aún lo apoyen y que se muestren tibios, hay mucha gente que aún no sabe lo que es una mina a cielo abierto», expresó Antonio Cortés, que junto a Domingo Fernández, Santiago Márquez y Cristian Aranda se encargaron de ofrecer una prolija rueda de prensa.

Aunque en la última reunión con los grupos municipales del PP, PSOE y CáceresTú estos les mostraron su negativa al proyecto, continúan con las movilizaciones para que el Ayuntamiento no cambie el Plan General Municipal que de vía libre al proyecto. También exigen a la Junta que no declare el PIR (Proyecto de Interés Regional) para esta iniciativa. El próximo 14 de abril llevarán a cabo una nueva manifestación en Cáceres para expresar su rechazo, y también planean protestar ante la consejería de Industria en Mérida en el mes de mayo.

PUNTOS EN CONTRA

Cercanía al núcleo urbano
La mina se sitúa a menos de 3 kilómetros de la ciudad.
Daño medioambiental
Habrá más de 500 voladuras diarias, se utilizará el 5,19% del consumo de agua anual de la ciudad, habrá residuos tóxicos y contaminación.
Daño a la salud
La plataforma considera que aumentarán las alergias, afecciones respiratorias y oncológicas.
Empleo
Consideran que la empresa ha engordado la cifra de empleo y que no cubrirá más que un 1% de las necesidades actuales .

Desde enero estos ciudadanos analizan el proyecto hecho público por la empresa minera. Con sus cifras en la mano han corregido algunas «discrepancias» que «eran muy pocas», según se dijo ayer. «Ya no nos inventamos nada ni hacemos estimaciones, son datos extraídos del propio proyecto», dijo Domingo Fernández.

«Solo desde la ignorancia se puede entender que haya personas que aún lo apoyen»

El daño medioambiental y a la salud y los limitados efectos positivos sobre el empleo son los argumentos en contra de la mina de litio, por la cercanía con el núcleo urbano, a tan solo tres kilómetros de distancia. Sobre los espacios se indicó que «toda el área de explotación es casi la mitad de la ciudad», con 397 hectáreas. El área del cráter mide 450 por 710 metros y tendrá 240 metros de profundidad y capacidad para 18,6 millones de metros cúbicos, lo mismo que el volumen del Guadiloba.

El peligro de la contaminación y de la escasez de los recursos del agua centró parte de la exposición, con el dato de que se utilizaría un 5,19% del consumo anual por parte de la ciudad. «Aunque esté lloviendo, llevamos un año de déficit», explicó Santiago Márquez. No confían en las vías de suministro alternativas que ha propuesto la empresa. El proceso químico de la trituración del litio, con la utilización de ácido sulfúrico, entre otras sustancias, genera residuos tóxicos. La contaminación, además, sería directa, a través del aire, por el polvo en suspensión, además de la proveniente de la incineración. La zona del Calerizo también podría verse afectada por la presencia de la mina, y que incluso las pinturas de Maltravieso podrían sufrir daños.

Más información

Tras estudiar el proyecto han obtenido el dato de que serían 554 explosiones diarias, 2.700 mensuales, las que se producirían en la ciudad durante 16 años. Esto podría afectar, a su juicio, a distinta tecnología del cercano hospital, como pruebas para tacs, scaners, aceleradores lineales y tomografía axial. La afectación a la salud tendría también su reflejo, según esta plataforma, en el incremento de «las alergias, las enfermedades respiratorias y las enfermedades oncológicas». Han tomado datos de Antofagasta, una ciudad chilena que cuenta con esta minería.

Menos trabajo

Acerca del empleo se dijo que «los puestos de trabajo no cubrirían ni un 1% de las necesidades de la ciudad» y que destruirán los ya existentes en cooperativas ganaderas y agrícolas y en turismo. «Para analizar estas cifras no vamos a hacer caso a las declaraciones públicas de la propia empresa, que cuando presentaron el proyecto empezaron con cientos de puestos de trabajo y luego se fueron a los miles según se iba agudizando el rechazo por la población, es un dato endulzado».

La empresa habla «de 17 personas en puestos generales y de administración, en personal de planta 106, equipo de mina unos 84 en esos 25 años (con picos en los cuales puede disminuir a 25 esta cantidad) y 800 puestos indirectos», dijo Fernádez. Sus dudas proceden de la gran mecanización con la que contará este proyecto. Los datos a los que se abrazan dan la vuelta a esta previsión. Los sacan del Comité Económico Social y Europeo y el Ministerio de Energía, Turismo y Agenda Digital. La primera entidad dice que la industria extractiva no energética ofrece una media de 16 trabajadores por empresa (hay 295.000 trabajadores en unas 18.000 empresas). Los datos del Ministerio de Energía hablan de 2.800 empresas en España con 29.000 trabajadores. Según esto habría unos 10 trabajadores por empresa. Insisten también en que muchos puestos serán cubiertos desde fuera.

Esta plataforma también justifica su negativa a la mina basándose en que el litio es un recurso con poco futuro. «Cada vez va a valer menos», dijo Antonio Cortés, aludiendo a otros métodos alternativos más respetuosos con el medio ambiente.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos