Hoy

Badajoz se convierte en musa

vídeo

Artista luso, desde la explanada de la Alcazaba, frente a las ruinas de la ermita del Rosario. / C. MORENO

  • Un total de 54 artistas de España y Portugal toman el Casco Antiguo con lienzos y paletas para participar en el Concurso de Pintura al Aire Libre

Badajoz fue ayer la musa de los 54 artistas que participaron en la XVII edición del Concurso de Pintura al Aire Libre, un certamen que atrajo a muchos pacenses y visitantes que siguieron la transformación del lienzo blanco en cuadro. Se convirtió así en una jornada, de ambiente familiar, en la que el tiempo hizo las delicias de quienes eligieron los colores más vivos para sus cuadros.

Llegados de Cáceres, Andalucía, Castilla-La Mancha, Madrid y Portugal, los artistas se repartieron por las plazas emblemáticas de la ciudad y por las calles más señeras de su Casco Antiguo. «Atraemos a pintores de fuera de Extremadura y de nuestra provincia hermana, que nos permite después trasladar la imagen de la ciudad al exterior y eso es muy positivo», valoró ayer el alcalde de Badajoz, Francisco Fragoso.

La reina indiscutible de la mirada de muchos de los pintores participantes fue la Alcazaba. Allí se congregaron un buen número de participantes, repartidos entre el adarve, la explanada, la plaza del reloj y la zona recientemente reabierta del yacimiento arqueológico, que se incorporaba este año como parte del circuito autorizado por el certamen. El atractivo del recinto árabe y las vistas que ofrecen de la ciudad, conquistaron a los artistas.

Este fue el caso de Cristina Ulloa, una jienense afincada en Badajoz desde hace cuatro años. La joven de 30 años y licenciada en Bellas Artes, colocó su caballete en el adarve de la muralla, sobre la Plaza de San José. Tenía a la vista el Badajoz árabe, el castizo, el moderno y el rayano, una panorámica irresistible para cualquiera, a la que ella aportó su talento. « Esta zona de la muralla es una parte muy bonita a la que me suelo venir para descansar», cuenta la joven que debutaba en el certamen. Para pintar su Badajoz, empleó pasteles, grafitos, óleo y acrílico, «intentando combinar la técnica magra con la seca para que la atmósfera recuerde un poco a mis sentimientos», explica.

El certamen de «pintura rápida», como lo calificó el propio alcalde, se desarrolló durante todo el día. Los artistas entregaron sus obras entre las seis y siete de la tarde, que quedaron expuestas en la Plaza Alta. Antes de conocer el ganador, el concierto de la Banda Municipal de Música, presentada por Emilio González Barroso, vino a sumar más arte a una de las citas culturales del año más bonitas de la ciudad.

El primer premio del certamen fue para Jaime Jurado Cordón, de Lucena (Córdoba). El segundo recayó en el sevillano Antonio Barahona y el tercero fue para el placentino Gustavo Hernández. El jurado encargado de valorar las obras premiadas, incorporaba este año dos nuevos nombres: el presidente de la Academia de Extremadura, Francisco Javier Pizarro, y el pintor Ángel Luis Pérez Espacio. Junto a ellos estaban los críticos de arte Martín Carrasco y Javier Rubio y directora de la Escuela de Artes y Oficios Adelardo Covarsí, Amalia Gragera.