La salud de la manzana

Tim Cook, en el escenario durante la presentación /
Tim Cook, en el escenario durante la presentación

Apple sigue la estela del sector y retoca el espíritu de sus iPhones y iPads al incluir funciones de bienestar en su sistema operativo

MICHAEL MCLOUGHLINMadrid

Apple ha dado un paso definitivo hacia la creación de un dispositivo weareable que acompañe a sus terminales móviles. En lugar de hacerlo armando un reloj, unas gafas o un brazalete, lo ha hecho retocando el espíritu de su iPhone y su iPad con cambios en su sistema operativo. Aunque del primer vistazo no parece un salto con triple mortal como en la última edición, los asistentes al MWWC de 2014 han visto como iOS8 incorporaba funciones de bienestar personal con Healthkit, una plataforma que trabajará conjuntamente con distintas aplicaciones de salud, subiéndose al carro del mHealth uno de los sectores tecnológicos más prometedores- al permitir, entre otras cosas, recopilar datos sanitarios para permitir el seguimiento médico y control de ciertos pacientes de manera remota.

Además de esto, tanto el iPhone como el iPad contarán con una aplicación nativa que permitirá consultar y monitorizar constantes vitales, gracias a una bitácora física, para cuya creación y perfeccionamiento trabajará con los expertos de Nike y la Clínica Mayo. "Creemos que HealthKit de Apple revolucionará la relación del sector sanitario con los pacientes", dice el doctor John Noseworthy, director de la institución pública.

Con este movimiento, Apple aprovecha el M7, una suerte de chip que incluyó en el iPhone5S y que estaba desaprovechado al reducir su uso más extendido al de podómetro. Con ello abre las puertas a un estreno cercano de un dispositivo weareable o ponible, que suena más cañí-, ya que este tipo de funcionalidades de bienestar personal parecen las que mejor casan con esta nueva generación de máquinas vestibles.

La competencia

Samsung es la que más lejos ha ido en este aspecto hasta este momento. Han incluido en su Galaxy S5 un pulsómetro que completa SHealth, su apuesta por la salud para dispositivos móviles. Además han confeccionado el catálogo más completo del mercado con los dos relojes Gear y la pulsera Gear Fit, que además de medir el pulso y funcionalidades varias, incluye varios modos de deporte.

Una de las mayores pegas ha sido la compatibilidad, ya que los surcoreanos han delimitado el funcionamiento de estos aparatos al universo Galaxy. Una opción radicalmente diferente a la emprendida por Sony, ya que tanto su Smartwacht 2 y su medidor de actividad Smartband funcionan con todos los modelos Android.

En el caso de la pulsera, se complementa con Lifelog, un diario que registra minuto a minuto tanto la actividad social como física del usuario. LG, a la espera de que ultime su reloj, ha lanzando Lifeband, una especie de brazalete compatible tanto con iOS como con Android. Un dispositivo que sirve para monitorizar la actividad diaria al estilo de la 'Fitbit', aunque con pantalla.

Para jalonar este avance, y poco después de presentar la integración de iOS en ciertos coches con Carplay, en Cupertino han modelado Homekit, un un protocolo que permitirá controlar los diferentes gadgets que uno tenga en casa solo con el asistente de voz Siri. Es decir, que con decir que te vas a duchar se podría activar la música y los altavoces.

Nuevo lenguaje de programación

Por otra parte, con iOS8 para escuchar una nota de audio bastará con acercar el teléfono a la oreja sin necesidad de tocar botón alguno. Para grabar, exactamente lo mismo pero acercándolo a la boca. En lo que se refiere a los mensajes, al estilo de servicios como Snapchat o Telegram, los envíos de un usuario a otro podrán autodestruirse a excepción de que se indique lo contrario. Entre otros detalles, también se abre la puerta a teclados de terceros.

Sobre las apps, por primera vez iOS8 incorporará widgets, esos espacios que se colocan en el menú de notificaciones del móvil no en el escritorio- para que no haga falta acceder a la aplicación para consultar las fotos, el tiempo o los últimos titulares de las noticias. En la App Store también se han introducido cambios notables, ya que antes de la descarga se podrá acceder a una pequeña demo para ver cómo funciona. En lo que se refiere a la programación, introduce, para este mismo año, un nuevo lenguaje de programación 'Switf'. En total, iOS8 ofrecerá más de 8.000 APIs para crear aplicaciones. En lo que se refiere a los juegos, han presentado Metal, una nueva tecnología para gráficos que maximiza el rendimiento del procesador A7, que promete juegos 3D en calidad de videoconsola.

Con quinientos millones de iPhone rodando en todo el mundo y otros tantos de iPads, la cita en la que Apple congrega anualmente a sus desarrolladores cobra una relevancia singular en la que se pueden ver los avances en materia de software en los últimos estertores antes del verano y meses antes de que se presenten la nueva hornada del teléfono inteligente de la factoría de Cupertino.

«Muchos de los clientes vienen de Android. Compraron uno por error pero decidieron que buscaban una mejor experiencia y calidad de vida», aseguró Tim Cook, haciéndose el sorprendido ante los nuevos miembros de su extensa parroquia. Para jalonar esta afirmación, aseguró que casi nueve de cada diez usuarios del iPhone actualizaron sus terminales a iOS 7 mientras que, en el caso del sistema operativo móvil de Google, solo el 9% utilizan la última entrega, Android KitKat. Cook eludió referirse a las críticas que despertó entre algunos de sus seguidores, entregados a la primigenia plataforma con la que nació su smartphone, por el tremendo salto que supuso el rediseño presentado en la última WWDC.

También ordenadores

Además hubo, como es habitual en este cónclave, espacio para hablar de los equipos portátiles y de sobremesa. Mientras Microsoft trata de encauzar la transición a la era postpecé, los responsables de Cupertino presumieron de la marcha de esta división al igual que hicieron con iPhone. «Windows 8 fue lanzado un año antes y solo tiene un 14% de adopción en equipos», aseguró Tim Cook, que aseguró que su sistema operativo Mavericks había conseguido sobrepasar el 50% con cuarenta millones de descargas.

Esto lo dijo antes de presenta Yosemite OS, el nuevo programa pensado para los ordenadores de la marca que tiende puentes sus móviles y tabletas al abrazar un estilo similar en lo que al diseño se refiere. También habrá sincronización de contenidos entre ordenadores y dispositivos móviles gracias al nuevo Air drop. Todo lo que se haga en un equipo se replicará en el otro. Y viceversa. Llegará en otoño y será gratis, certificando el importante giro anunciado en este mismo evento en 2013.

El centro de notificaciones, funcionalidades para realizar tareas directamente desde un documento o mejoras en iCloud Drive, el servicio de almacenamiento en línea que ahora pasa a ser compatible con Windows, o mejoras en sugestor de email... son algunos de los aspectos que Apple ha trabajado en esta ocasión. En el caso de Safari quizás sea uno de los cambios más llamativos ya que por primera vez, este navegador mostrará los resultados de Google, algo que nunca había hecho hasta el momento.