La OMS calcula que frenar el ébola obligará a realizar un esfuerzo millonario

Una sanitaria congoleña vacuna a un niño en Goma. / Reuters/Atlas

Pide que la declaración de la epidemia como una«emergencia de salud pública internacional» no suponga «estigmatizar o penalizar» a la población

GERARDO ELORRIAGA

La Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que se precisan cientos de millones de euros para detener el avance del ébola en el este de la República Democrática de Congo. Esta declaración se produce un día después de que la entidad calificara la crisis como «una emergencia de salud pública de importancia internacional». La nueva categorización se produce tras el primer caso confirmado en la ciudad de Goma, con más de dos millones de habitantes. Tedros Adhanom Ghebreyesus, presidente de la OMS, precisó que esta condición «no debería utilizarse para estigmatizar o penalizar a tanta gente que necesita ayuda».

La población tiene mucho miedo y sigue las prácticas higiénicas demandadas, aseguró este jueves Justine Masika, líder de una ONG local y residente en Goma. A su juicio, la vacunación de los 18 pasajeros que acompañaron a la primera víctima de la enfermedad desde Butembo a la ciudad ha proporcionado cierta confianza. El Ejército y los cuerpos de seguridad asegurarán que los ciudadanos asuman las medidas destinadas a impedir la expansión del ébola en el este del país. «No es posible que nadie rechace lavarse las manos o tomarse la temperatura en un momento tan crítico de esta epidemia», adujo este jueves el doctor Aruna Abedi, coordinador del programa del Ministerio de Salud que lucha contra su propagación.

La situación es dramática, en cualquier caso. Save The Children afirma que 700 niños han contraído el virus, que el 40% son menores de cinco años y que la tasa de mortalidad es del 67%, muy superior a la del brote que entre 2014 y 2016 se cobró la vida de 11.000 personas en África Occidental. «Las señales son claras, la gente sigue muriendo en las comunidades, los trabajadores sanitarios continúan contagiándose y la transmisión no se detiene», advirtió Joanne Liu, presidenta de Médicos sin Fronteras. La responsable reclama «un cambio de marcha, de velocidad», pero avisa ante el riesgo de llevar a cabo restricciones de movimientos o del uso de la coacción.

El aislamiento de la zona resulta complejo y puede suponer un golpe de enorme envergadura para los habitantes de la provincia de Kivu Norte. Goma posee una economía muy internacionalizada y tráficos de población elevados tanto internos, a través de lago Kivu, como internacionales con la vecina Ruanda y por medio de su aeropuerto, de intensa actividad comercial.