Roger Kornberg: «La ciencia es barata»

Roger G. Kornberg./
Roger G. Kornberg.

El Premio Nobel de Química 2006 ha participado en Valencia en un coloquio con alumnos universitarios

EFEValencia

El Premio Nobel de Química 2006, Roger G. Kornberg, ha afirmado este lunes en Valencia que la investigación científica es "barata" y que, a tal efecto, requiere de inversiones pequeñas respecto al potencial retorno.

Kornberg ha participado en un coloquio en la escuela de empresarios EDEM con alumnos universitarios de másteres y grados, directivos y empresarios de la escuela de negocios y emprendedores de la Marina de Empresas de Valencia, con motivo de su visita a esta ciudad para formar parte del jurado en Investigación Básica de los Premios Rey Jaime I 2017.

Preguntado por los periodistas por la investigación científica, el Premio Nobel ha manifestado que la ciencia en España es "excelente" por su capital humano a pesar de que su financiación es "pobre", y ello indica que con una financiación adecuada, sería mucho mejor.

La cantidad de inversión que sería necesaria es "muy pequeña" y no tendría ningún efecto en el presupuesto estatal pero el retorno de esa inversión sería "un gran éxito"; y, al contrario, el precio de no invertir es "enorme", ha asegurado.

Sobre la manipulación genética aplicada a la medicina, ha señalado que las agencias gubernamentales encargadas de aceptar su aplicación están adoptando una actitud cautelosa porque todavía no hay seguridad sobre efectos secundarios. En el mismo sentido, ha explicado que espera que llegue el momento en que la manipulación tenga "la suficiente calidad" para poder tratar enfermedades como el cáncer o genéticas.

Kornberg ha destacado ante el público asistente al encuentro la importancia de la investigación científica pero ha recordado que su aplicación práctica puede llevar mucho tiempo, con unos plazos muy distintos a otros ámbitos como el de la empresa, si bien a la larga es "muy beneficiosa".

A preguntas de los asistentes, ha asegurado que los alimentos transgénicos son "seguros", y ha citado como ejemplo que la modificación genética del apio ha permitido evitar el uso de pesticidas cancerígenos para su cultivo.

Ha recordado que Severo Ochoa fue maestro de su padre, Arthur Kornberg, que compartieron Premio Nobel de Medicina en 1959, y él viajó a Estocolmo cuando tenía doce años para presenciar la entrega del premio, que él obtuvo 47 años después por describir los mecanismos de regulación de la copia de información del ADN al ARN para ser usada fuera del núcleo celular en la producción de proteínas.

En el acto han participado la secretaria general de EDEM, Hortensia Roig, el presidente ejecutivo de la Fundación Rey Jaime I, Javier Quesada, y la directora del Centro Universitario EDEM, Lucía Egea.

El de este lunes ha sido el quinto encuentro que acoge EDEM con otros galardonados con premios Nobel ya que en anteriores ediciones ha contado con los Premios Nobel de Economía Angus Deaton (2015), Eric Maskin (2007), Finn Erling Kydland (2004) y Christopher Pissarides (2010).

Roger Kornberg se licenció en Ciencias Químicas por la Universidad de Harvard y se doctoró por la Universidad de Stanford, y ha investigado la transcripción de los genes en eucariotas, es decir cómo las células producen las proteínas, un trabajo con el que profundizó una investigación en la que también había trabajado su padre.

Dieciséis Premios Nobel que forman parte del jurado de los premios Jaime I -que se entregan mañana- han visitado durante el día de hoy varios centros de investigación de la Comunitat Valenciana, entre ellos el Instituto de Neurociencias de Alicante, el Instituto de Biomedicina, el Centro de Investigación de La Fe, el Instituto de Física Corpuscular y el de Ciencia Molecular y el Príncipe Felipe.