Burger King se topa con un sarcófago en Plasencia

Obras de adecuación que se ejecutan en estos momentos en el hospital de San Roque. :: DAVID PALMA/
Obras de adecuación que se ejecutan en estos momentos en el hospital de San Roque. :: DAVID PALMA

Patrimonio realiza catas para decidir si el sepulcro del siglo XVI se puede o no trasladar a otro espacio

Ana B. Hernández
ANA B. HERNÁNDEZ

plasencia. Los trabajos llevados a cabo para la adecuación del ábside del hospital de San Roque, hace ya más de dos años, permitieron descubrir, encastrado en la pared, un sepulcro del siglo XVI. El sarcófago sigue en el mismo lugar y es con el que se ha topado ahora la remodelación del espacio que acomete la firma Chaiten Extremadura para abrir en el mismo un Burger King.

Es el motivo por el que el Ayuntamiento está urgiendo a la Dirección General de Patrimonio de la Junta que les comunique en el menor tiempo posible en qué estado se encuentra el sarcófago para determinar si se puede o no mover de su ubicación actual. Pero, sea cual sea la decisión que se adopte, el objetivo del equipo de gobierno es que la demora en la toma de la decisión no retrase las obras de remodelación de la empresa que ha alquilado tanto el hospital de San Roque como el ábside, por tanto la parte privada y pública del inmueble ubicado en la Puerta del Sol.

Según explica el concejal de Urbanismo, José Antonio Hernández, cuando el Gobierno local conoció el proyecto de Chaiten Extremadura de alquilar la parte privada del hospital de San Roque, «ofrecimos el alquiler también del ábside, que es de propiedad pública». Y la cadena de comida rápida aceptó la oferta, de hecho ya ha abonado los 15.000 euros correspondientes al alquiler de la primera anualidad, y presentó un proyecto de adecuación del conjunto del inmueble. Incluido, por tanto, el ábside.

La comisión del Plan Especial del Recinto Intramuros (PEPRI) aprobó el proyecto de remodelación y adecuación del inmueble «y se le concedió a la empresa la pertinente licencia para que pudiera iniciar las obras con la salvedad del sarcófago». José Antonio Hernández aclara que «se trata de un bien mueble y, por tanto, se puede mover, aunque está encastrado en la pared». Un lugar que «pensamos que no es el original y por ello es factible trasladarlo a otro espacio».

La cadena de comida rápida asumirá la recuperación del bien que el Ayuntamiento quiere llevar al Museo de la Catedral

Pero para tomar una decisión al respecto es preciso conocer antes en qué estado se encuentra el sarcófago. Con este fin, el Ayuntamiento se puso en contacto con la Dirección General de Patrimonio de la Junta de Extremadura.

«Le enviamos un informe solicitando que se valorara el estado del bien y se tomara una decisión sobre su futuro. Sabemos que ya se han hecho las catas oportunas, pero no nos han enviado aún el informe en que se determine qué actuación hay que acometer». Bien que se proteja el sepulcro en su ubicación actual o, por el contrario, «si su estado lo permite, que lo podamos sacar y trasladar al Museo de la Catedral para que se pueda visitar».

Según los estudios realizados hasta el momento por el Ayuntamiento, los que se llevaron a cabo hace dos años y que pusieron de manifiesto que databa del siglo XVI, se considera, «por los escudos que aparecen en el sepulcro ( linajes de Valencia, Montoya y Villoldo), que se trata del lugar donde fue enterrado Francisco de Valencia, quien fuera mecenas del hospital y marido de Beatriz de Trejo». También que el sarcófago, que está vacío, «ocupó un lugar principal en la capilla del hospital que se encontraba en el ábside, si bien los diferentes usos que ha tenido el espacio después han modificado su ubicación original».

En cualquier caso, José Antonio Hernández garantiza que «la empresa de comida rápida está decidida a asumir el coste que conlleven las actuaciones precisas para dar una solución al sacórfago del ábside». Lo que se necesita, por tanto, «es que la Junta adopte cuanto antes una decisión, para que la obra que se ejecuta no sufra retraso».

La rehabilitación del antiguo hospital de San Roque comenzó hace algo más de un mes, Chaiten Extremadura está invirtiendo en torno al millón de euros y el objetivo es abrir un nuevo Burger King, el segundo en la ciudad, en los primeros meses del próximo año.

 

Fotos

Vídeos