La vida del español Pablo Ibar queda en manos de un jurado de Florida

Pablo Ibar a su llegada al tribunal estatal de Florida. / EFE

Ocho mujeres y cuatro hombres deben decidir si es culpable de un triple asesinato y condenado a la pena de muerte

Ander Azpiroz
ANDER AZPIROZMadrid

La vida de Pablo Ibar está desde este jueves en manos de ocho mujeres y cuatro hombres. Ellos conforman el jurado que deberá decidir si el español fue el autor de un triple asesinato cometido en Miramar (Florida) en 1994. Si lo encuentran culpable, Ibar será condenado a muerte. De lo contrario, quedará en libertad tras casi media vida en una cárcel estadounidense, incluyendo el corredor de la muerte.

El acusado, de 46 años y sobrino del boxeador José Manuel Ibar Urtaín, siempre se ha declarado inocente. Reconoce que cuando se cometió el crimen trapicheaba con droga, pero que en ningún modo quitó la vida a Casimir Sucharsky, dueño de un club nocturno, y a dos modelos, Shaedon Anderson y Marie Rogers. Los tres fueron asesinados tras recibir una paliza de 15 minutos.

Este el cuarto juicio al que se enfrenta Ibar, después de que la Corte de Florida ordenase una nuevo proceso, tras encontrar importantes lagunas en las evidencias por las que fue condenado a la pena capital. En este nuevo juicio, la defensa se ha esforzado por desacreditar las pruebas de la Fiscalía. La principal es un vídeo de pésima calidad en la que la policía creyó identificar al español y un compinche. Este último ya fue puesto en libertad tras ser sometido a su vez a un nuevo proceso judicial. Los peritos han testificado que en las imágenes es imposible apreciar que Ibar sea el autor del triple crimen. También se ha argumentado la ausencia de huellas del acusado en el lugar de los hechos y que testigos del Ministerio Público fueron manipulados. Otro de los argumentos para declarar la inocencia está en el ADN. Todas las pruebas practicadas excluyeron al español hasta que un laboratorio propuesto por la fiscalía detectó un resto de Ibar. Según han mantenido los letrados de éste, se debe a una contaminación durante el proceso de análisis.

El fiscal se mantiene

Pese a todo, el fiscal, el mismo que logró en el pasado la condena a muerte, se mantiene firme. El representante del Ministerio Público dedicó la mayor parte de su intervención final a volver a poner las imágenes de videovigilancia de los hechos, describiendo cada detalle de la brutalidad de los perpetradores. «No dejen libre a este asesino», pidió en la sala. «Las dudas razonables permean cada pieza de este caso», replicó la defensa.

El jurado se reunirá ahora cada día a partir de las 9:00 horas. No tienen límite de tiempo para tomar una decisión que podría retrasarse durante días. En caso de que no se dé un veredicto por unanimidad el juicio será declarado nulo y se llevará a cabo una nueva repetición. Sería el quinto juicio para Pablo Ibar.

La familia aguarda impaciente el veredicto. «Estoy nerviosa y con miedo, pero mantengo la esperanza porque conozco la verdad: Pablo es inocente», señaló su esposa, Tanya Ibar.

 

Fotos

Vídeos