Complicado llegar al Museo Romano sin GPS

Vehículo que llega de Madrid por la A-5:: J.M. ROMERO /
Vehículo que llega de Madrid por la A-5:: J.M. ROMERO

La falta de señalización turística en las entradas a la ciudad dificultan encontrar algunos monumentos | HOY comprueba que la cartelería que indica, por ejemplo, dónde están el Teatro o el Museo solo se ubica en las calles cercanas a estos

M. Ángeles Morcillo
M. ÁNGELES MORCILLOMérida

Los fines de semana y los puentes Mérida sigue siendo una de las ciudades más visitadas de la región. Son muchos los turistas que, desde todos los puntos de España, se acercan a la capital autonómica a conocer su cultura, historia y patrimonio. Llegan de todas partes. Pero sobre todo, según las estadísticas, proceden de Madrid, Andalucía y regiones del norte.

Cuando llegan con sus vehículos, unos entran por la A-5. Otros por la A-66. Y muchos de ellos se quejan de lo mismo: la deficiente señalización en las entradas a la ciudad para acceder a lugares como el Teatro, el Anfiteatro o el Museo de Arte Romano. Una vez que te aproximas a estos sitios ya no hay problema y hay muchos carteles que indican dónde está. La dificultad está en cómo llegar hasta allí.

A muy pocos viajeros se les ocurre ya guiarse por los tomos de la Guía Campsa o Repsol. La mayoría lo hace siguiendo las indicaciones de un 'tomtom' o del propio GPS que dispone en su móvil. Y algunos lo hacen fijándose en los carteles que hay en todas las ciudades que indican el centro urbano, los hoteles, monumentos importantes, avenidas o calles.

Pero a veces ocurre que, en un momento dado, uno se queda sin batería en el móvil, no utiliza ninguna de las otras opciones de búsqueda y decide guiarse por estos carteles para localizar el sitio que busca.

En este caso, HOY ha hecho la prueba después de recibir varias quejas por parte de visitantes que se han encontrado con dificultades para encontrar la zona del Teatro Romano siguiendo únicamente las indicaciones de los carteles existentes en las entradas de la ciudad. Nos hemos montado en un coche y hemos intentado llegar al Museo Romano desde dos vías distintas siguiendo solo la cartelería vertical. Nada de GPS ni otros dispositivos orientativos.

Entramos en la ciudad desde la A-66 y lo hacemos por una salida que da inmediatamente a una rotonda con un cartel que indica Urbanización la Calzada, otro que indica que Mérida es ciudad monumental y el típico que pone Mérida Centro con un punto. Optamos, por supuesto, por Mérida Centro.

Pasamos una gasolinera y nos acercamos a lo que es el principio de la ciudad. A la entrada de una rotonda nos encontramos un cartel amarillo que nos indica la dirección de varios hoteles, y otros que nos dicen dónde hay un camping, por dónde se va a la avenida Vía de la Plata o a la avenida Felipe VI.

Señalización de algunos monumentos:: J.M. ROMERO
Señalización de algunos monumentos:: J.M. ROMERO

Como no indica nada más, y en caso de duda continuamos recto, hacemos la rotonda y seguimos las indicaciones de los hoteles, optando por tirar por la avenida Felipe VI. Dejamos a la derecha la avenida Vía de la Plata.

Seguimos recto, sin encontrar ninguna indicación todavía de dónde puede estar el Museo Romano, y nos topamos con otra rotonda. Un cartel indica dónde está la Urbanización Montealto y la continuación de Felipe VI. Seguimos hacia Felipe VI. Y ahora nos encontramos con un cartel que indica Centro Ciudad. Todavía no sabemos dónde está la zona monumental. Por eso nosotros insistimos en encontrar el centro de la ciudad para ver si, por allí, está indicado dónde está el museo.

Ahora vemos Centro Urbano y avenida de Mirandilla. Pues nos dirigimos a Centro Urbano. Llevamos ya unos 2 kilómetros recorridos y aún no hemos visto ninguna indicación de la zona turística. Seguimos recto por inercia y porque vemos la ciudad al fondo. Vamos a intentar llegar a ella.

Bajamos por una calle en la que dejamos a la izquierda el velódromo, la Factoría Joven, el parque del Albarregas a ambos lados y la zona industrial del Albarregas. Nos topamos de frente con una pared, en la que detrás está la vía del tren, y hacia la izquierda nos encontramos una calle que tiene una bifurcación. ¿Derecha o izquierda? Pues por sentido común, y no porque haya indicación alguna del centro ciudad, decidimos ir a la derecha. Estamos bajo el subterráneo que da acceso a la barriada de Santa Catalina.

Calle por la que se accede en coche al Museo Romano:: J.M. ROMERO
Calle por la que se accede en coche al Museo Romano:: J.M. ROMERO

Una vez a la derecha continuamos recto y nos encontramos otra vez con dos carriles. No sabemos cuál tenemos que coger. Así que decidimos seguir recto, plantándonos en la avenida de Extremadura. Pasamos por delante de la Basílica de Santa Eulalia y nos topamos con un cartel que indica Oficina de Turismo. Por supuesto que lo seguimos. Al menos, allí nos dirán dónde está el Museo Romano.

Varios kilómetros

Desde que hemos salido de la autovía, y después de haber recorrido unos tres kilómetros, seguimos sin ver un cartel que indique dónde está nuestro destino. Aunque hacemos un último esfuerzo y continuamos con el coche tomando la Rambla hacia arriba. Al hacerla hacia abajo para no meternos en la zona peatonal de la Puerta de la Villa, nos encontramos otro cruce sin señalizar enfrente del antiguo Cuartel Hernán Cortés. Optamos por ir hacia la izquierda después de preguntar a varias personas que nos hemos encontrado. Tras un semáforo y torcer a la derecha ¡Eureka! Nos encontramos por fin con varios carteles lilas que indican cómo ir al Museo, el Teatro, Anfiteatro, Museo Abierto de Mérida y Xenodoquio. Y un poco más adelante, a menos de 200 metros, justo al lado de la entrada del subterráneo de la avenida de Extremadura, nos encontramos con otra señalización igual. Eso después de estar unos 4 kilómetros sin verla. Un poco más adelante hay otros dos carteles que indican nuestro destino.

Este es el caso de si se entra por la A-66. Pero también se ha hecho la prueba si se accede por la A-5 cuando el visitante llega de Madrid. Ocurre prácticamente lo mismo. Solo que, por el itinerario que hacemos, también sin encontrar en varios kilómetros indicaciones para llegar al Teatro y al Museo, nos topamos con los carteles lilas en la Plaza Santo Domingo, a pocos metros de la puerta de estos dos monumentos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos