Osuna quiere que el Festival de Teatro sea declarado Patrimonio de la Humanidad

"Tenemos el lujo de convertirnos en la capital de la escena en España durante dos meses, pero podemos llegar a más", ha reiterado el alcalde

EFE

El alcalde de Mérida, Antonio Rodríguez Osuna, ha propuesto hoy que el Festival Internacional de Teatro Clásico de Mérida sea declarado Patrimonio Inmaterial de la Humanidad por la Unesco.

La iniciativa ha sido anunciada por el alcalde en el acto de presentación en rueda de prensa de la obra 'Medea' y con la que el Festival abre mañana su LXI edición.

Más información

Acompañado por el director del festival, Jesús Cimarro, y por la actriz Ana Belén, que da vida a Medea, Rodríguez Osuna ha dicho que Mérida "puede llegar a más" a través del festival.

"Tenemos el lujo de convertirnos en la capital de la escena en España durante dos meses, pero podemos llegar a más", ha reiterado el alcalde emeritense refiriéndose a su propuesta.

Se entiende por "patrimonio cultural inmaterial" los usos, representaciones, expresiones, conocimientos y técnicas -junto con los instrumentos, objetos, artefactos y espacios culturales que les son inherentes- que las comunidades, los grupos y en algunos casos los individuos reconozcan como parte integrante de su patrimonio cultural.

Este patrimonio cultural inmaterial, que se transmite de generación en generación, es recreado constantemente por las comunidades y grupos en función de su entorno, su interacción con la naturaleza y su historia, infundiéndoles un sentimiento de identidad y continuidad y contribuyendo así a promover el respeto de la diversidad cultural y la creatividad humana.

El "patrimonio cultural inmaterial", según se define en la Convención de la Unesco, se manifiesta en particular en los ámbitos de tradiciones y expresiones orales, incluido el idioma; artes del espectáculo; usos sociales, rituales y actos festivos; conocimientos y usos relacionados con la naturaleza y el universo, y técnicas artesanales tradicionales.

Se entiende por "salvaguardia" las medidas encaminadas a garantizar la viabilidad del patrimonio cultural inmaterial, comprendidas la identificación, documentación, investigación, preservación, protección, promoción, valorización, transmisión -básicamente a través de la enseñanza formal y no formal- y revitalización de este patrimonio en sus distintos aspectos.