Juncker advierte de que «el riesgo de una retirada desordenada se incrementa»

El presidente de la Comisión Europea, Jean -Claude Juncker. /Efe
El presidente de la Comisión Europea, Jean -Claude Juncker. / Efe

El presidente de la Comisión Europea recuerda a Reino Unido que «el tiempo se agota» para un verdadero pacto entre Londres y Bruselas

Salvador Arroyo
SALVADOR ARROYOCorresponsal en Bruselas (Bélgica)

«Insto a Reino Unido a aclarar sus intenciones tan pronto como sea posible. El tiempo se agota». Así reaccionó el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, al rechazo contundente de los acuerdos del 'brexit' en Westminster. En una declaración enviada apenas veinte minutos después de desvelarse el resultado de la votación, el presidente del Ejecutivo comunitario aseguró haber «tomado nota con pesar» de lo que acababa de suceder y advirtió de que «el riesgo de una retirada desordenada de Reino Unido se ha incrementado». «Aunque no queremos que esto suceda -añadió a continuación- la Comisión Europea continuará su trabajo de contingencia para ayudar a garantizar que la UE está totalmente preparada».

El luxemburgués insistió en que del lado del bloque comunitario «el proceso de ratificación del Acuerdo de Retirada continúa» porque se trata de un «compromiso justo y el mejor trato posible» ya que «reduce el daño» que un 'brexit' brusco causaría a los ciudadanos y empresas de Europa. «Es la única manera de asegurar una salida ordenada de Reino Unido», remarcó.

El luxemburgués, que adelantó su regreso desde Estrasburgo (donde por la mañana había participado en una sesión plenaria para conmemorar los veinte años del euro), destacó el «esfuerzo» del negociador de la Comisión Europea, Michel Barnier, para conseguir trenzar ese Acuerdo de Retirada de 585 folios. «Ha invertido mucho tiempo» en una negociación que se ha prolongado dos años y en la que «hemos demostrado creatividad y flexibilidad». El último gesto en este sentido fueron las aclaraciones que el propio Juncker y el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, enviaron este lunes por carta al Gobierno de Theresa May.

La reacción del polaco fue casi inmediata. Apenas un minuto después de que el 'speaker' de la Cámara de los Comunes repitiese los dígitos de la votación (432 'noes' frente a 202 'síes'), Tusk pedía valentía para deshacer el nudo gordiano del 'brexit' insinuando que la única salida posible es una marcha atrás en toda regla. Lo hacía en estos términos: «Si un acuerdo es imposible, y nadie quiere (una retirada) sin acuerdo, entonces ¿quién tendrá finalmente el coraje de decir cuál es la única solución positiva?». El trasfondo, el mismo: Londres tiene que aclarar los pasos que quiere dar a partir de este momento porque «la UE seguirá unida y tratará de reducir los daños», puntualizó un portavoz de Tusk.

Debate en Estrasburgo

Y en esa línea se pronunció también el eurodiputado Guy Verhofstadt, coordinador y presidente del grupo especial del Parlamento Europeo para el 'brexit'. También a través de Twitter aseguró que después de que el Parlamento británico dijera «lo que no quiere, ahora es el momento de averiguar qué quieren los parlamentarios de Reino Unido. Mientras tanto, los derechos de los ciudadanos deben ser salvaguardados». El presidente de la Eurocámara, Antonio Tajani, se quedó con esa última derivada. Tras calificar de «mala noticia» el rechazo al Acuerdo de Salida y la declaración sobre la relación futura de este divorcio, aseguró que «nuestros primeros pensamientos están con los 3,6 millones de ciudadanos de la UE que viven en Reino Unido y británicos que viven en otros lugares de la UE. Necesitan garantías con respecto a su futuro. Siempre estaremos a su lado».

Los grupos abrirán la sesión plenaria de hoy en Estrasburgo con un debate de 90 minutos en el que analizarán lo sucedido en la Cámara de los Comunes. La cita precederá a la intervención del presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, que dará su visión sobre el futuro de Europa incidiendo en la necesidad de combatir a la ultraderecha y los nacionalismos excluyentes.

Sánchez se asomó a la red social pasadas las nueve de la noche para lamentar «el resultado negativo» en Westminster y defender que el acuerdo sobre la mesa «es el mejor posible». «Una salida no ordenada sería negativa para la UE y catastrófica para Reino Unido. España trabaja en medidas de contingencia y priorizará los derechos de ciudadanos y residentes», subrayó. El canciller austriaco, Sebastian Kurz, lanzaría otro mensaje más directo: «No habrá renegociación».

Más información