Los principales atentados en Gran Bretaña

El jefe de la unidad antiterrorista de la Policía londinense, Mark Rowley. /
El jefe de la unidad antiterrorista de la Policía londinense, Mark Rowley.

Scotland Yard anunció en marzo que lograron abortar «trece intentos de atentados terroristas desde junio de 2013»

COLPISA / AFPLONDRES (GRAN BRETAÑA)

Desde el final de los frecuentes ataques de los republicanos norirlandeses en 2001, Gran Bretaña ha sufrido al menos cinco ataques con el de este miércoles, siendo el más mortífero el perpetrado contra los transportes londinenses en julio de 2005, que provocó 56 muertos. El 7 de julio, cuatro atentados suicidas coordinados a la misma hora en momentos de gran afluencia en tres ramas del metro y un autobús londinense provocaron 56 muertos, entre ellos los cuatro kamikazes, y unos 700 heridos. Un grupo que se manifestó como integrante de Al Qaida reivindicó estos ataques.

Más información

Quince días más tarde, hubo cuatro atentados frustrados con un 'modus operandi' similar, de forma coordinada y casi simultáneos también en tres línea de metro y otro autobús, pero las bombas artesanales no explotaron por un error de cálculo en su confección. Según la justicia, ambas series de atentados estaban vinculadas.

El 30 de junio, un coche bomba repleto de bombonas de gas se precipitó contra la principal terminal del aeropuerto de Glasgow (Escocia), muy frecuentada en el comienzo de las vacaciones escolares, sin explotar. Un indio que conducía el vehículo se quemó gravemente tras rociarse con combustible. Falleció un mes más tarde. Su acompañante, un médico iraquí, fue detenido. En 2008 fue condenado a cadena perpetua.

La víspera, dos coches Mercedes Benz repletos de bidones de gasolina y clavos fueron descubiertos estacionados cerca de Piccadilly Circus, en el corazón de Londres. Un problema de conexión en el dispositivo detonador impidió que los coches explotasen, según los investigadores.

El 22 de mayo, dos londinenses de origen nigeriano atropellaron con su auto a un joven soldado de 25 años, Lee Rigby, en el sureste de Londres, para luego acuchillarlo e intentar decapitarlo. En un vídeo filmado justo después de la agresión, uno de los asesinos declaró que quisieron vengar a "los musulmanes muertos por soldados británicos".

El 5 de diciembre, Muhaydin Mire, de 30 años, nacido en Somalia, hirió con un cuchillo a dos personas, una de ellas de gravedad, a la entrada del metro de Leytonstone, en el este de Londres, dos días después de los primeros ataques aéreos británicos contra el Dáesh en Siria. El ataque fue calificado como "terrorista" por las autoridades. Mire fue condenado a cadena perpetua.

Scotland Yard anunció a comienzos de marzo que los servicios de seguridad británicos lograron abortar "trece intentos de atentados terroristas desde junio de 2013".

 

Fotos

Vídeos