Un puente con buena ocupación pero menor demanda que en 2017

Los hosteleros señalan que el buen tiempo ha animado a muchos turistas a acercarse a destinos de playa y dejar de lado los de interior

C.N./J.M.M./M.A.M./A.A. CÁCERES.

Los visitantes han vuelto a llenar los centros turísticos de mayor interés de la región como sucede en muchos puentes y periodos vacacionales. Las temperaturas agradables y la ausencia de lluvia han facilitado la visita a los monumentos y las calles con valor histórico, artístico y cultural. Sin embargo, y pese al buen balance, aún ayer era posible encontrar habitación disponible en prácticamente todas las ciudades extremeñas. A través de los portales de reservas de Internet se podía hacer un pequeño estudio y comprobar que en Cáceres, Plasencia, Mérida, Trujillo y Badajoz había hueco para alojarse. Juan Torres dirige el hotel Don Manuel Atiram de Cáceres. Considera que el puente está yendo «muy bien», pero no tanto como el de 2017 en cuanto a las reservas. «Puede que sea porque este año el puente es más corto o por el buen tiempo, que ha hecho que la gente se haya animado a tirar hacia la playa o hacia el norte», apunta Torres, satisfecho en todo caso por haber tenido un «casi lleno», aunque este año no se ha visto en la coyuntura de no poder alojar a viajeros.

Yolanda Blanco gestiona apartamientos turísticos en Cáceres y tiene una visión parecida a la de Torres. «Hay mucha gente pero hay compañeros que no han ocupado sus apartamentos este puente». Ella considera que una causa puede ser el aumento de la oferta, mutiplicada exponencialmente por el incremento de los pisos y apartamentos turísticos, que conquistan al público familiar. En el NH Palacio de Oquendo mostraban su satisfacción por estar «casi al 100%». Desde recepción, José Ángel Iglesias explicaba que las habitaciones libres se debían a «cancelaciones de última hora». El ambiente en el centro histórico era el de los días grandes: muchos grupos guiados descubriendo su belleza patrimonial y alegría en bares y restaurantes.

En Badajoz, los precios de las habitaciones y los alojamientos todavía disponibles en los hoteles también son un indicador de que solo se llegó al lleno en días puntuales, el viernes y el sábado, y no en todos los establecimientos. Ya desde la noche del miércoles se notó un aumento de las reservas, que siguieron creciendo para el jueves. «Aun así, estamos un poco por debajo del año pasado», indica Ester Silvero, directora del Hotel Mercure Río, que considera muy difícil llenar durante cuatro días. Además, al ser el jueves el primer festivo hay turistas españoles que han optado por destinos europeos.

Ayer aún era posible encontrar en varias centrales de reservas habitación en muchas localidades extremeñasEl puente de la Constitución es la última gran cita turística nacional del año, la siguiente será la Semana Santa

Las opciones preferidas por las personas que se han acercado a Badajoz han vuelto a ser los museos y los monumentos. Las mañanas de niebla, que ofrecen unas vistas diferentes de los espacios de la ciudad a los turistas, están dando paso a tardes soleadas para el paseo.

Mérida abarrotada

Colas para comer o tapear en los bares y restaurantes, sobre todo del centro de la ciudad. Colas para montar a los niños en el trineo de Papá Noel instalado en la Plaza de España, aunque hay que decir que es la única atracción infantil durante las fiestas a falta de pista de hielo, que no se ha instalado como otros años. Colas en las taquillas del Teatro y Anfiteatro romanos que se extienden hasta la plaza de Margarita Xirgu para comprar las entradas para visitar los monumentos... Y colas para pasear, tanto hacia arriba como hacia abajo, por la calle Santa Eulalia, de lo abarrotada que ha estado. El puente de diciembre en Mérida, durante los últimos años, es el puente de las colas. La gran afluencia de visitantes, que se mezcla con los emeritenses que se quedan en la ciudad y aprovechan, algunos, para hacer las compras navideñas, hacen de Mérida una ciudad con un gran ambiente navideño. Familias con niños, parejas, grupos de amigos... todos con maletas buscando hoteles o apartamentos turísticos. Unos con mapas o aplicaciones móviles orientándose para conocer los monumentos. Otros preguntando dónde se puede comer, tomar un café o terminar con una copa. Mérida rebosa estos días de gente, mucha de fuera. A la espera de los datos oficiales sobre ocupación turística parece que este puente puede compensar un mes que no suele ser el más pingüe para el sector hotelero. El puente de la Constitución es la última gran cita nacional del año.

En Plasencia, la fotografía del puente festivo ha sido la del centro histórico de la ciudad lleno de turistas, particularmente en los lugares más populares entre los viajeros, como la Plaza Mayor y las calles aledañas, o el entorno de las catedrales. Desde quienes atienden a los turistas en este punto emblemático del patrimonio histórico y artístico local indicaban que la asistencia que se estaba registrando era muy positiva.

De hecho no había más que dar un paseo por las zonas de visita turística más habituales para certificar que ha sido un buen puente festivo para el sector en Plasencia. Tiendas llenas de público y bares llenos han sido la tónica en la capital del Jerte desde el pasado jueves.