El PSOE pidió una estatua y la murga Al Maridi hizo un pasodoble para la UME

J. L. G. BADAJOZ.

Los efectos de la presencia de la UME en 30 kilómetros del tramo pacense del Guadiana solo se conocerán con el tiempo pues hay que tener en cuenta que esta especie invasora tiene una alta capacidad reproductiva. Fue el Gobierno socialista de Pedro Sánchez el que activó la misión, pero un mes antes de su llegada tanto PP como Podemos manifestaron sus dudas sobre que los militares de la UME pudieran atajar la expansión de esta planta. Al cabo de unas semanas, sus todoterrenos de color rojo y sus uniformes manchados de barro empezaron a resultar familiares a los pacenses.

En el mes de diciembre, el grupo municipal socialista en el Ayuntamiento de Badajoz anunció que presentaría una moción para que una de las rotondas de acceso a la ciudad por la EX-100 llevara el nombre de la UME, así como un monumento en reconocimiento a esta unidad militar. Pero el elogio más sentido llegó los pasados carnavales. Varias murgas destacaron el papel de la UME en sus letrillas sobre el teatro López de Ayala, pero sin duda la más celebrada fue la del pasodoble que les dedicó la murga Al Maridi y que les valió para ganar la final.