La gripe causa 31 muertes esta campaña y ya es la más mortífera en diez años

El SES ha adquirido 219.500 dosis de la vacuna de la gripe para esta temporada./HOY
El SES ha adquirido 219.500 dosis de la vacuna de la gripe para esta temporada. / HOY

Sanidad señala que una de las razones que explican el aumento del número de fallecidos es la menor eficacia de la vacuna de la actual temporada

Ana B. Hernández
ANA B. HERNÁNDEZ

Nunca antes se habían contabilizado tantas muertes. Extremadura lleva esta temporada 31 fallecimientos a consecuencia de la gripe, según los últimos datos publicados este jueves por el SES. La cifra más abultada en la última década, desde que la Organización Mundial de la Salud (OMS) declarara la pandemia en 2009.

Desde entonces, cuando se puso en marcha el Sistema Centinela de Vigilancia de la Gripe, no se habían contabilizado tantas muertes por esta enfermedad en la región. De hecho, en esa temporada en Extremadura hubo 15 fallecidos, de los 154 casos graves que requirieron hospitalización sobre un total de casos de gripe de 40.548.

En las temporadas siguientes, cuando no fue declarada ninguna pandemia sino que se trató en todas de la epidemia de gripe estacional, que es la habitual, la misma que este año, las cifras descendieron. Sin embargo, en la de 2013-2014, la situación cambió notablemente. El número de casos de gripe en la región se redujo a 17.103, pero 157 fueron casos graves hospitalizados y de ellos 20 fallecieron.

Extremadura superó esa barrera en la temporada pasada, con 29 fallecidos a su término, y lo ha vuelto a hacer en esta, en la que de momento son 31 las personas que ya han muerto a consecuencia de la gripe. Pero esta temporada aún no ha terminado. Los datos dados a conocer este jueves se circunscriben hasta el pasado día 11. Y el sistema de vigilancia comienza en la semana 40 del año (primera de octubre) y termina en la 20 del año siguiente (última de mayo aproximadamente), por lo que aún quedan muchas semanas por cuantificar.

No obstante, la región está ya por debajo del umbral epidémico. Tal como ayer recordó el SES, la tasa de incidencia semanal de la gripe en Extremadura descendió desde los 86 casos por cada 100.000 habitantes de la semana anterior hasta 62/100.000 en la semana que finalizó el pasado domingo 11 de marzo. Permanece por cuarta semana consecutiva por debajo del nivel epidémico, marcado para esta temporada en nuestra región en 93 casos por cada 100.000 habitantes.

En lo que va de temporada son 182 los pacientes graves hospitalizados con esta enfermedad infecciosa. De ellos, 31 han fallecido y de los 151 restantes, 126 han recibido ya el alta hospitalaria y 25 permanecen ingresados en distintos hospitales de la región.

La mayor parte de los casos graves y las defunciones son personas de más de 80 años

De los 182 pacientes que han sido hospitalizados, 148 tenían uno o varios factores de riesgo asociados a la gripe y más de la mitad no se habían vacunado. Respecto a los fallecidos, todos tenían factores de riesgo (otras enfermedades) salvo un caso en el que no consta, al menos trece no se habían vacunado, en otros nueve casos no está confirmado que lo hicieran y nueve sí habían recibido la inmunización. Por tramos de edad, la mayoría de las defunciones se han registrado en el grupo de más de ochenta años (16), otros 11 tenían entre 70 y 79 años, dos entre 60 y 69, uno entre 50 y 59 y uno entre 20 y 29 años.

La situación que se está dando en Extremadura en la actual temporada de gripe no es diferente a la del resto de país. De hecho, los datos dados hace un mes, a mediados del pasado febrero, por la Red Nacional de Vigilancia Epidemiológica del Instituto de Salud Carlos III, ponían de manifiesto que la gripe de este año es la más mortífera de la última década. España había registrado hasta entonces un total de 472 muertes por gripe confirmadas en laboratorio, desde que a primeros de noviembre se constatara el primer fallecimiento de la temporada 2017-2018. Cifras con las que ya se superaron el número de fallecimientos vinculados al virus registrados durante toda la temporada gripal anterior, cuando hubo un total de 421 muertes entre octubre de 2016 y mayo de 2017.

Envejecimiento

Extremadura ha tardado un mes más en superar su umbral, pero ya suma el mayor número de muertes por gripe de la última década. Cifras que pueden continuar creciendo igual que lo han hecho en el resto del país. De hecho, las 472 muertes de febrero a nivel nacional han aumentado hasta las 791 defunciones actuales.

La Consejería de Sanidad considera que son dos las causas principales que explican el aumento de fallecimientos en la actual temporada de gripe en la región: la menor efectividad de la vacuna dispuesta este año por la OMS y el envejecimiento de la población. Causas, no obstante, que pueden justificar la situación general del país.

Respecto a la primera, cabe recordar que la vacuna, que se diseña a partir de las cepas que circularon la temporada anterior, suele tener una efectividad que oscila entre el 40% y el 60%, pero este año apenas llega al 25% de eficacia. El problema es que el virus de la gripe es rebelde y tiene una alta capacidad de mutación, una habilidad que complica la eficacia de la vacuna porque puede ocurrir –como pasa esta temporada– que los virus con los que se hizo el preparado biológico seis meses atrás ya no sean exactamente los mismos que circulan ahora.

El envejecimiento de la población supone que según se suman años también se va complicando la salud y que, por tanto, la gripe puede hacer más daño a las personas que ya sufren otras patologías, principalmente personas de avanzada edad. Lo cierto es que la mayoría de los casos graves y fallecidos son personas con más de 80 años.