Extremadura supera la treintena de embalses navegables con el de Baños

Vecinos junto al pantano de Baños de Montemayor, ya con permiso de navegabilidad. /D. Palma
Vecinos junto al pantano de Baños de Montemayor, ya con permiso de navegabilidad. / D. Palma

La Confederación Hidrográfica del Tajo ha concedido al pantano cacereño el permiso de navegabilidad para embarcaciones sin motor

Ana B. Hernández
ANA B. HERNÁNDEZ

Un nuevo espacio de navegación que sumar en la región. Extremadura supera la treintena de embalses en los que es ya posible surcar sus aguas dulces tanto en la cuenca del Tajo como en la del Guadiana a su paso por la región porque la Confederación Hidrográfica del Tajo (CHT), en este caso, ha concedido el permiso de navegación al pantano de Baños de Montemayor.

«Llevamos tres años trabajando en la tramitación de este permiso y por fin es una realidad con la que podremos potenciar y mucho los atractivos turísticos del Valle del Ambroz», afirma Óscar Mateos, alcalde de Baños de Montemayor.

Más información

«Desde la comarca, con 4.000 plazas hoteleras, estamos apostando por el turismo familiar y de naturaleza y, por eso, poder sumar a la oferta actividades acuáticas es tremendamente positivo», añade. «Porque estamos hablando de un pantano de 210 hectáreas con 41 hectómetros cúbicos, de forma alargada y con vientos fuertes, lo que le hace idóneo para la práctica de deportes como la vela o el kitesurf».

Para ello durante el pasado año se limpió el embalse de árboles y torretas y ahora, con el permiso de navegación, resta la construcción de un embarcadero. En ello están los técnicos de la Diputación, entidad que invertirá un millón de euros en el Ambroz en el plazo de dos años. «Por eso tenemos fondos para estudiar la opción del embarcado y construirlo si es viable», zanja Mateos.

En definitiva, una opción más para sacar mayor rendimiento a la riqueza hídrica de la región. Extremadura posee casi 1.500 kilómetros de costa interior, casi los mismos que separan Cádiz de Gerona, y por eso, es una de las más extensas de Europa. Pero es que, además, gran parte de este mar interior es cada vez más navegable. Porque se van sumando embalses y tramos de cauce. De hecho, solo en cuanto a embalses, navegar por Extremadura es posible en Guijo de Granadilla, Gabriel y Galán, Alcántara, Borbollón, Cedillo, Jerte-Plasencia, Portaje, Torrejón-Tiétar, Valdeobispo, Valdecañas, Zorita y ahora también Baños de Montemayor en lo que respecta a la cuenta del Tajo, tal como detalla la CHT en su web.

La región,con casi 1.500 kilómetros, es la comunidad española con más costa interior

Son más aún los embalses en los que es posible navegar en la cuenca del Guadiana. Desde Cíjara hasta Sierra Brava, pasando por Zaos, Alqueva, Orellana, García de Sola, Zújar, la Serena y Alange sin olvidar los embalses de Gargálidas, Villalba, Horno-Tejero o Ruecas entre otros. Aunque no en todos se puede navegar durante todo el año ni con el mismo tiempo de embarcaciones. Algunos de ellos están indicados solo para remos y vela; en otros, por el contrario, se permite navegar con motor eléctrico y en otros más con motor de explosión.

«Nosotros de momento sabemos que tenemos el permiso de navegación para embarcaciones sin motor, pero lo cierto es que aún no qué tipo concreto de embarcaciones serán las que tengan cabida en el pantano», detalla el alcalde de Baños de Montemayor.

Tirón turístico y económico

Independientemente de ello, las peticiones de los municipios para contar con espacios navegables en sus territorios ponen de manifiesto que cada vez más el agua es un recurso turístico en Extremadura. Esta región concentra la mayor reserva hídrica de España con un 27,3% del agua embalsada en el país. Es la comunidad autónoma con más kilómetros de costa interior con embalses, gargantas, lagos y piscinas naturales a lo largo y ancho de todo el territorio.

«Por eso es muy buena noticia que otro embalse más, en este caso el de Baños, sea apto para la navegación, porque ampliamos la red regional y porque avanzamos en la promoción del agua como recurso turístico», señala Francisco Martín, director general de Turismo.

«Extremadura es un paraíso de agua dulce, somos una potencia absoluta en ello, es un factor que nos diferencia claramente del resto de comunidades y es el motivo por el que llevamos tres años trabajando en la promoción de esta riqueza hídrica, con la que vamos a continuar», afirma. Desde su punto de vista es preciso que desde lo público y lo privado se trabaje de forma conjunta en la mejora y promoción de las zonas de agua. De una gran red que, más allá de la navegación, está formada por 65 espacios para el turismo de agua dulce: 40 piscinas naturales, 17 playas fluviales y 8 playas de embalse. Una riqueza que hace posible que Extremadura también sea destino durante los meses de verano, potenciando así el sector turístico y, con él, la economía. Son más de 600 los puestos de trabajo que se generan en torno a las zonas de baño naturales.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos