Extremadura pierde turismo de autocaravanas por falta de áreas para estacionar

Una mujer acondiciona su autocarava en el camping del Vivero de Mérida./J. M. ROMERO
Una mujer acondiciona su autocarava en el camping del Vivero de Mérida. / J. M. ROMERO

En los últimos años prolifera en la región la creación de lugares con todos los servicios para que se instalen este tipo de vehículos

M. Ángeles Morcillo
M. ÁNGELES MORCILLOMérida

13 de octubre. Esa es la fecha prevista para que se inaugure la nueva área para el estacionamiento de autocaravanas en la localidad pacense de Villanueva de la Serena. Esta se suma a otras que ya existen en la región. En los últimos meses han proliferado debido sobre todo a la demanda de los que disfrutan de esta forma de turismo en la que el medio de transporte es el verdadero protagonista.

Jerez de los Caballeros, Valencia de Alcántara, Badajoz, Cáceres... Son algunas de las localidades extremeñas que disponen de un área específica para que estos vehículos puedan estacionar. En algunas ciudades se va a ampliar, como en Badajoz. En Cáceres se prepara un nuevo parking en un lugar diferente al actual. En Mérida el área de estacionamiento se localiza en el camping del Vivero. También hay espacio en el parking del antiguo Hernán Cortés. Aunque también suelen estacionar, de forma espontánea en las calles aledañas al Estadio Romano. Y en Plasencia no hay ningún sitio habilitado para autocaravanas que cuente con los equipamientos precisos. Aunque a la capital del Jerte suelen llegar bastantes, especialmente en Semana Santa y primavera, estacionan y pernoctan sobre todo en el recinto ferial del Berrocal y los aparcamientos de la Isla.

ALGUNOS DATOS

300
autocaravanistas están registrados en la región según los datos que maneja la Plataforma de Autocaravanas Autónoma (PACA)
70
euros de media es lo que invierte o se gasta una autocaravana en los lugares donde estacionan

Los que eligen este tipo de turismo comprueban que por toda Europa las áreas para estacionar y pernoctar están perfectamente acondicionadas y ofrecen toda clase de servicios. En España, y sobre todo en Extremadura, se comienzan a ver las ventajas de este tipo de turismo ahora, en los últimos años. De ahí la proliferación de áreas de estacionamiento de autocaravanas que benefician a los aproximadamente 300 autocaravanistas que hay en la región.

La Plataforma de Autocaravanas Autónoma (PACA) es una asociación formada por usuarios de estos vehículos y campers. Su función es fundamentalmente reivindicativa. Jesús Gallardo Ramírez es su presidente. Un hombre gran conocedor de la legislación relativa a esta porción del sector turístico.

60 años de retraso

Asegura que tanto España como Extremadura llevan por lo menos 60 años de retraso respecto a Francia, Alemania u Holanda en la gestión de esta forma de hacer turismo. Pero que aún así, él apuesta al 100% por esta comunidad autónoma. «La administración regional debería darse cuenta de que de las 500.000 autocaravanas que pasan a Portugal a hacer turismo muy pocas estacionan o pernoctan en Extremadura. De todas formas, poco a poco los responsables políticos se percatan de que pierden millones de euros por este motivo. Por eso apuestan por crear nuevas áreas en ciudades y pueblos de la región. Todos los que van a Portugal se cuelan por Extremadura. Muchos no se quedan porque no tienen sitio para hacerlo. Hay que intentar retenerlos de alguna manera y hacer entender de toda la riqueza que genera este turismo itinerante. Es un filón que no se sabe aprovechar», insiste.

Explica que la estancia media en autocaravana del turismo extranjero asciende a ocho meses al año. Cifra algo más elevada que los seis en los que se quedan los españoles. Además indica que son unos 70 euros al día los que, de media, invierten los autocaravanistas donde estacionan, entre comida, combustible, ropa y otros productos.

Más

El perfil del autocaravanista actual es el de una persona mayor de 50 años, con un poder adquisitivo medio-alto que dispone de unos 1.800 euros al mes. «Una persona que, cuando viaja, invierte todo en la travesía. Gasolina, ropa, alimentos...» Además, estos ya han hecho una primera inversión al comprar uno de estos vehículos, que suelen rondar los 65.000 euros.

Insiste Gallardo en que Extremadura, al contrario que otras ciudades de costa con una amplia oferta hotelera, debe aprovechar el tirón de personas que huyen del turismo de masificación, borrachera y grandes hoteles. De los que buscan algo diferente y más exclusivo.

Muy gráfico es el ejemplo de Cumbres Mayores, una localidad de la provincia de Huelva. Cuando llega la fiesta de las autocaravanas, explica Gallardo, en la que se juntan en el mismo lugar unos 500 de estos vehículos, la economía de la zona asciende un 1.000 por 100 durante esos días.

Lamenta de nuevo que las administraciones no se den cuenta de que, con unos 1.500 euros, se puede acondicionar un área para que estos vehículos puedan estacionar. Una cifra ínfima si la comparamos con la riqueza que dejan y generan. «Las infraestructuras que se necesitan son muy económicas y básicas. Tan sólo hace falta un terreno dotado con toma para agua potable, toma de agua para caseta y un desagüe para desviar las aguas residuales», explica.

Por último, anima a los autocaravanistas a asociarse, a unirse para conseguir objetivos juntos. Se queja de que de los 55.000 que hay en España solo unos 3.000 están asociados. Les reprocha que «se aprovechan de los logros por los que luchan y consiguen solo unos pocos».

 

Fotos

Vídeos