La partitura que le faltaba a la Constitución

La partitura que le faltaba a la Constitución

La compositora extremeña Iluminada Pérez brilló en el Auditorio Nacional con el estreno de su obra | «Ha sido un día inolvidable, el más importante de mi carrera profesional», dijo a HOY tras un concierto en el que fue felicitada por los reyes

J. López-Lago
J. LÓPEZ-LAGO

Poca gente es capaz de entender cómo se puede llevar a una pieza musical un concepto como la Constitución. Lo ha conseguido entre aplausos la compositora extremeña Iluminada Pérez Frutos, felicitada calurosamente tras el concierto que tuvo lugar el miércoles en Madrid en el Auditorio Nacional, donde vivió una de las tardes más bonitas de su vida, esas en las que se junta la tensión con la emoción y que culminan con una cascada de felicitaciones que aún no ha cesado.

Criada en Badajoz y con familia en el pueblo de Cristina, Iluminada recibió este encargo hace siete meses después de que una comisión artística de las Cortes Generales la designara como la más apropiada para crear una pieza exclusiva que diera pleno sentido a este concierto conmemorativo.

Iluminada es diplomada en Ciencias Empresariales por la Universidad de Extremadura, pero su pasión es la música. Por ello, es profesora de Piano y profesora superior de Armonía, Contrapunto, Composición e Instrumentación, Guitarra, Solfeo, Teoría de la Música, Transposición y Acompañamiento. Sus estudios los culminó en Granada con Premio Extraordinario de Fin de Carrera y allí reside como docente.

Una comisión artística de las Cortes le encargó ponerle música a la Carta Magna hace siete meses

«Que reflejara unidad»

Cuando la designaron para hacer una partitura sobre la Constitución ella explicó que «debía ser una música que además de cuarenta años de democracia reflejara un sentimiento de concordia y unidad de un país».

Desde entonces cuenta que ha trabajado diariamente con jornadas de catorce y quince horas renunciando a vacaciones. Y así, tras un proceso de investigación y retroinspección histórica la extremeña alumbró la partitura de 'Carta Magna. Sinfonía concertante para siete solistas y orquesta'.

La pieza es de veinte minutos y el miércoles por la tarde fue interpretada por primera vez, entre otra sinfonía de Beethoven, por la Orquesta Sinfónica y Coro de RTVE. El público no podía ser más selecto. Allí se encontraban sus majestades los reyes Felipe y Letizia; el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez; la presidenta del Congreso Ana Pastor o el del Senado, Pío García Escudero, además de varios ministros.

Ante todos ellos, Iluminada dejó el trabajo más importante de su vida en manos del director Miguel Ángel Gómez-Martínez y su batuta. Según explicaba ayer todavía emocionada, «me senté entre el público y se me notaba que era la compositora porque no me relajé ni un momento, estaba sentada en un extremo de mi asiento sin atender a la reacción del público sino totalmente concentrada para que saliera como estaba pensada, pendiente de la interpretación. Sé que en ese momento ya no puedes hacer nada, pero no puedes evitar pensar que con un gesto en falso del director se puede cargar la obra». Al final, el éxito fue rotundo e Iluminada fue llamada por el director de la orquesta para saludar desde el escenario.

«Seguí el concierto concentrada porque un gesto en falso del director puede cargarse una obra»

«Ha sido un día inolvidable, profesionalmente el más importante de mi vida», declaraba ayer después de comprobar que todas las críticas de los especialistas habían sido favorables.

Tras el concierto hubo una recepción privada. Entre las personas que anteayer la felicitaron se encontraba el rey Felipe VI. «Me dio las gracias y dijo que le había gustado mucho la obra porque había reflejado muy bien los cuarenta años de democracia». Según explicó la compositora extremeña a este diario, los siete solistas (corno inglés, clarinete, trompa, violín, viola, violonchelo y contrabajo) son los padres de la Constitución. «Y luego hay tres secciones -prosigue- con un comienzo misterioso y dramático que refleja la primera época cuando nadie sabía lo que iba a pasar con aquel miedo de la dictadura y luego la llegada de la transición, a continuación hay otra sección que representa el retroceso con el 23-F y la pieza termina con heroicismo, con una fuerza que progresa, con alegría (...) también he incorporado la polifonía del Siglo de Oro español porque creo que la identidad de un pueblo no se puede perder», explica.

Antes del concierto de ayer en el Auditorio Nacional para conmemorar el 40 aniversario de la Constitución se decía que la compositora era de Gerona porque allí nació y vivió hasta los cuatro años. Sin embargo, su primera formación musical la recibió en Badajoz, ya que a los siete años ya estudiaba en el Conservatorio Bonifacio Gil de esta ciudad.

Ayer, tras el rotundo éxito cosechado, otros le han adjudicado una procedencia granadina porque allí trabaja en la actualidad. Pero Iluminada Pérez es extremeña por los cuatro costados y así lo reivindica cada vez que puede. De hecho, ayer contaba emocionada cómo desde el público recibió el apoyo de personas como el alcalde de Cristina, el pueblo de su familia, Lucas Sancho. «También el expresidente de la Junta de Extremadura Juan Carlos Rodríguez Ibarra, el director de la Orquesta de Extremadura, Álvaro Albiach, o la secretaria general de la Consejería de Cultura de la Junta, Miriam García-Cabezas, y recibí una llamada de Guillermo Fernández Vara, que me dijo que no podía venir porque tenía otros compromisos».

Música con olor

De momento, la interpretación de esta pieza no está prevista en Extremadura. Lo que sí tiene claro es que cuando vuelva a sonar 'Carta Magna. Sinfonía concertante para siete solistas y orquesta' a su compositora le gustaría que esta música oliera también. Han leído correctamente. Iluminada Pérez está muy relacionada con el mundo de la ciencia. «Pienso que la música debe acercarse a otras disciplinas y no quedarse solo en la escucha, lo cual me parece decimonónico». Desde este punto de vista, la compositora y pedagoga extremeña acerca su pasión, la música, a las matemáticas, la historia, las humanidades y a sentidos como el olfato, el cual recuerda que es el que más memoria tiene.

En esta cuestión investiga de la mano del ingeniero químico Darío Sirerol, con el que ya consiguió que un concierto de la Orquesta de Extremadura interpretando La Nacencia oliera a rocío.

Con la composición que acaba de estrenar tenía la idea original de que al abrir el programa de mano éste desprendiera un aroma a azahar, pero no hubo presupuesto para este detalle y se descartó. En el próximo concierto Iluminada espera poder completar su obra con este otro estímulo para los sentidos.

 

Fotos

Vídeos