Acosierra invertirá seis millones para duplicar la capacidad de su secadero

Secaderos de jamones en una industria porcina de Extremadura. :: hoy/
Secaderos de jamones en una industria porcina de Extremadura. :: hoy

La industria del porcino que fue de Acorex podrá curar más de medio millón de jamones y paletas, y también ampliará sus bodegas

Celestino J. Vinagre
CELESTINO J. VINAGRE

El sector porcino extremeño sigue en fase expansiva. Acosierra, que fue una de las grandes industrias cárnicas de la comunidad autónoma, apuesta por seguir creciendo tras una fase de estabilización y ampliará su secadero situado en Granja de Torrehermosa (2.030 vecinos), en el sureste extremeño. Prevé invertir unos seis millones de euros para poder contar con más de medio millón de jamones y paletas. Grupo Alimentario Extremeño (GAEx), su propietario, ha solicitado la autorización ambiental integrada a la Administración extremeña para acometer esta actuación.

La historia de Acosierra, que ahora ha cambiado su nombre por el de GAEx, es la de una doble crisis que casi la lleva a su desaparición y la de una reciente resurrección tras dejar de pertenecer al grupo Acorex. En primer lugar fue golpeada por el derrumbe del sector porcino de finales de la década pasada y que se extendió durante seis años aproximadamente. En segundo lugar la deriva de la propia Acorex hizo que entrara en concurso de acreedores y finalmente pasara a manos privadas.

Acosierra se constituyó en el año 2006. Supuso una inversión de 14 millones (el 40% los puso Sofiex) y creó 40 empleos directos. La industria se diseñó para procesar hasta 45.000 cerdos al año.

Su dueño es Grupo Alimentario Extremeño, con sede en Madrid y con presencia en Montánchez

La dirección de Acorex dijo que oficialmente la vendió en 2014 por trece millones (otras fuentes cooperativas apuntaron en su día a una cifra bastante inferior, 3,4 millones) a una sociedad, Royal Premiun Alimentación, con sede en Madrid.

Desde el año 2016 la antigua Acosierra pertenece a GAEx con domicilio social igualmente en la capital española y que dispone también de instalaciones en Montánchez.

El administrador único de la sociedad es Javier Pedraza Sánchez. La empresa comercializa productos de cerdo tanto ibérico como blanco.

14.600 metros

La compañía se quedó con una industria casi nueva en la localidad extremeña. Disponía de sala de despiece, secadero y bodegas de jamones y paletas, fábrica de embutidos, línea de deshuesado y loncheado para jamones, paletas y embutidos, y línea de embarquetado de carnes frescas y salazones.

Contaba también con una tienda de venta directa al público en la que comercializaba sus productos cerrados. Sin embargo, esa tienda no está ahora está abierta.

La antigua Acosierra mantiene en la actualidad una plantilla fija que ronda la quincena de trabajadores, que se incrementa notablemente con empleados eventuales durante la época de la montanera.

Grupo Alimentario no ha indicado a HOY si piensa aumentar su plantilla. La única certeza es que ya ha presentado la petición de autorización ambiental integrada ante la Consejería de Medio Ambiente y Rural para un proyecto de ampliación para una industria que ocupa una superficie construida de 14.636 metros cuadrados, Se encuentra en una parcela de 95.941 metros cuadrados del polígono industrial Ejido del Valle.

Ahora, el proyecto contempla ampliar el secadero y la bodega. De esta forma se construirán 2.200 metros cuadrados nuevos de superficie para curar jamones y paletas.

El actual secadero de la industria porcina de Granja de Torrehermosa tiene una capacidad de entre 250.000 y 300.000 jamones. Cuando esté terminada la ampliación planteada podrá albergar otras 240.000 piezas, superando por tanto el medio millón de unidades.

A eso se añaden otros 2.200 metros cuadrados para nuevas bodegas y otras actuaciones como una nueva instalación frigorífica e instalación de producción de vapor, un nuevo depósito de 25.000 litros de gasoil y una estación depuradora de aguas residuales compuesta por línea de tratamiento inicial, reactor biológico y línea de fangos.

La inversión prevista por GAEx en la antigua Acosierra ronda los seis millones según el presupuesto de ejecución presentado ante la Consejería.

La previsión es que las obras puedan comenzar después del verano. «Se trata de un proyecto importante para una industria importante que está dejando atrás un mal pasado», resume Felipe Gahete, alcalde de Granja.