Una campaña con más tensión que crispación

Iceta muestra su remedio: el 'Icetaton Complex'./Efe
Iceta muestra su remedio: el 'Icetaton Complex'. / Efe

La afirmación de la vicepresidenta de que Rajoy ha descabezado al independentismo ha acabado en la Fiscalía

CRISTIAN REINOBarcelona

En todas las campañas existe una especie de campeonato paralelo de a ver quién la dice más gorda. En la medida en que en estos comicios hay mucho votante que duda entre una u otra opción (Cs o PSC, PSC o Comunes, ERC o CUP, Junts per Catalunya o ERC…), las perlas han saltado casi a diario.

Algunas con sentido del humor, pero otras han sido auténticos dardos envenenados, alguno de los cuales ha acabado incluso en la Fiscalía, como el que lanzó la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, cuando presumió que el presidente Mariano Rajoy ha conseguido «descabezar» al independentismo. «¿Quién ha hecho que hoy por hoy ERC, Junts per Catalunya y el resto de independentistas no tengan líderes porque están descabezados? Mariano Rajoy y el PP», afirmó.

Los independentistas montaron en cólera y aprovechando que la campaña pasaba entre el Ter y el Llobregat, Junts per Catalunya presentó una querella. «Soraya y la separación de poderes, el musical», hubo quien escribió en Twitter. La vicepresidenta del Gobierno se ha mostrado especialmente incisiva, sobre todo cuando vio que el ascenso de Cs puede dejar al PP como última fuerza, y en una comparecencia en el Senado se despachó a gusto contra el secesionismo. El proceso se basó en la «posverdad» y las «falsedades», dijo, no solo viajaban por la red «sino también en coche oficial». «Ha sido un 'fake' (bulo o falsedad) en toda regla», remató.

En el lado independentista, quien más ha incendiado los micrófonos ha sido el candidato de ERC, Antoni Castellá. Fuentes de Esquerra reconocen que ha ido un poco por libre (procede de Unió), pero su incontinencia verbal ha causado más de un disgusto, interno y externo.

Iceta pone el toque de humor con el 'Icetaton', mientras Castellá, Borrell y Santamaría dejan las perlas gruesas

Borrell aseguró sobre el proceso que las heridas antes de curarlas hay que desinfectarlas

Se le calentó la boca cuando se salió de la línea argumental del partido y avisó de la vía unilateral y traspasó todas las líneas rojas y se llevó la palma del insulto desagradable, al comparar a los «catalanes de la tercera vía» con los judíos de la época de la Alemania nazi que votaron «tal como querían que lo hicieran los líderes nazis».

Los líderes de ERC Gabriel Rufián y Raul Romeva, junto al candidato a las elecciones del 21-D Toni Castellá, entre otros, durante el acto de campaña del partido.
Los líderes de ERC Gabriel Rufián y Raul Romeva, junto al candidato a las elecciones del 21-D Toni Castellá, entre otros, durante el acto de campaña del partido.

El exministro Josep Borrell, que ha jugado el papel de ‘poli malo’ en la candidatura del PSC, con la idea de evitar la fuga de votos a Cs, soltó una de las más bestias de la campaña. «La han hecho muy gorda», dijo de los secesionistas. «Antes de coser las heridas (del proceso) hay que desinfectarlas, si no, se pudren», afirmó. Días después insistió en la artillería pesada: «Si seguimos erre que erre con la independencia, llegaremos a las manos». Quien le respondió fue el que en ERC ha ejercido de doberman, Gabriel Rufián, parafraseando a Pablo Iglesias: «El mejor desinfectante es la cal viva».

Algo de distensión

Por suerte (para los oídos de los electores), no todo ha sido un museo de los horrores de los reproches. El humor también se ha colado en la campaña, lo que ha servido para distender algo a situación. Miquel Iceta presentó el ‘Icetaton’ pastillas. «Seis para el follón y uno para la solución», aseguró. La respuesta de Cs estuvo a la altura: «Si quieres aliviar eficazmente los síntomas del proceso, toma vitamina Cs». Iceta no ha podido bailar durante la campaña -por consejo de sus asesores- (salvo en el cierre en Cornellà, el martes pasado) y ha cargado con dureza contra el independentismo, si bien tuvo palabras amables con el líder de Esquerra: «Es el osito que todo el mundo quiso tener». De nuevo, la respuesta llegó vía Rufián, que no le vio la gracia. «Todo el mundo quiere a los ositos. A quien quieren menos es a las serpientes», añadió. El presidente de la Generalitat cesado también ha dirigido al líder socialista buena parte de sus dardos. «¿Dónde estaba el 1-O?», preguntó. «¿Estaba escondido o comiendo paellas mientras pegaban a sus conciduadanos?», dijo Puigdemont.

Antoni Castellà (lista de ERC) comparó a los catalanes de la tercera vía con los judíos pronazis

Inés Arrimadas.
Inés Arrimadas. / Afp

La campaña ha servido además para felicitar el cumpleaños de Gabriela Serra (CUP) o Xavier García Albiol (PP) y ha permitido saber que Josep Rull fue un campeón del ping pong en la cárcel y que Jordi Turull se enganchó en prisión a ‘Rex’ y ‘La que se avecina’.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos