Los concesionarios prevén moderación en la venta de coches por la incertidumbre política

Imagen de un concesionario. /
Imagen de un concesionario.

La facturación del sector mejoró un 11,4% en 2015, según la patronal Faconauto, desde donde exigen “reequilibrar” la relación con los fabricantes a través del Código de Buenas Prácticas de la CNMC

JOSÉ MARÍA CAMAREROMadrid

La persistencia de un Gobierno en funciones, tres meses después de las elecciones generales del 20 de diciembre, también está influyendo en los consumidores a la hora de adquirir un coche. Así lo indica Faconauto, la patronal de concesionarios de automóviles, desde donde insisten en que las ventas para este año serán "más moderadas" que en 2015 y que este proceso de desaceleración estará inevitablemente ligado a la duración del proceso para la formación del futuro Gobierno. Desde la organización señalan que el proceso de negociación para la constitución de un nuevo Ejecutivo, o la posibilidad de que se repitan las elecciones a mediados de año son elementos que pueden influir negativamente en la decisión de compra de los vehículos.

La red de ventas de todo el país prevé cerrar el año con la comercialización de 1,1 millones de unidades, unas 66.000 más que en 2015. Además, para 2017 anticipan casi un estancamiento, mientras que en 2018 se conseguirían rebasar los 1,2 millones de vehículos. El presidente de Faconauto, Jaume Roura, ha indicado en el marco del XXV Congreso Nacional de Distribución de la Automoción que tiene lugar desde hoy en Sevilla que a los concesionarios les preocupa la situación política y económica de España. Por su parte, Gerardo Pérez Jiménez, vicepresidente de Faconauto, sostiene que, si no hay estabilidad, los compradores van a retrasar su decisión de adquisición, porque se trata de una operación a largo plazo y en el 90% de los casos se realiza de forma aplazada.

En febrero, las matriculaciones mejoraron un 12% con respecto al mismo mes de 2015, acumulando 97.650 unidades. Y el año pasado aumentaron casi un 20%. Para potenciar aún más las ventas y conseguir que el sector alcance una rentabilidad del 3% sobre la facturación -frente al 1,3% registrado el año pasado-, Faconauto considera necesario poner en marcha un plan estructural e intensivo de renovación del parque automovilístico, en la línea con las iniciativas del PIVE desarrolladas en los últimos ejercicios.

Puntos de venta más flexibles

Pero para conseguir ese objetivo de rentabilidad, la patronal quiere, sobre todo, modificar la relación legal que mantienen con los fabricantes a los que pertenece cada punto de venta. Debe ser más reequilibrada y duradera, ha admitido Gerardo Pérez Jiménez. Para ello la patronal insiste en aprobar el Código de Buenas Prácticas Comerciales que la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) tramita en estos momentos. Después de que el regulador considerase negativas las propuestas de las asociaciones de concesionarios, vendedores e importadores, Jaume Roura ha insistido en que las marcas no deben imponer sus prioridades. Y ha afirmado que las condiciones de los contratos que firman los concesionarios con cada casa son en muchos casos leoninas.

Roura ha sostenido que quieren redes rentables y con futuro, que son marcas rentables. En este sentido, Pérez Jiménez ha propuesto que no se trate a los puntos de venta como un concesionario, sino como un empresario inversor que se encuentra comprometido con una marca de coches, pero que a la vez actúe con cierta libertad en su día a día.

El problema de las emisiones de los vehículos, a raíz del caso Volkswagen, ha llevado a Jaume Roura a pedir respeto para el sector. Aunque, al mismo tiempo, ha reconocido que las marcas "deben seguir mejorando los productos para que sean más eficientes desde el punto de vista medioambiental y de seguridad vial. Los concesionarios integrados en Faconauto emplearon el año pasado a 146.586 personas de forma directa y se generaron más de 9.500 nuevos puestos de trabajo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos