Primera Ronda

Nadal y Kyrgios dan vida a su revancha

Nadal celebra su victoria ante Sugita. /Andrew Couldridge (Reuters)
Nadal celebra su victoria ante Sugita. / Andrew Couldridge (Reuters)

El balear supera el trámite de Sugita y enfila el duelo ante su verdugo en 2014

ENRIC GARDINERMADRID

Desde 2014, hay un duelo que se esperaba que tuviera continuación en la pista central de Wimbledon. En los octavos de aquel año, un jovencísimo Nick Kyrgios se presentó ante todo el mundo con una victoria sorprendente y contundente. Tumbó a Nadal y cimentó su carrera. Cinco años después de aquella proeza, australiano y español volverán a encontrarse en el All England Club.

Y ocurrirá porque el 'aussie' se deshizo de Jordan Thompson en una maratón (7-6, 3-6, 7-6, 0-6 y 6-1) y porque Nadal cumplió ante Yuichi Sugita (6-3, 6-1 y 6-3).

El primero en apuntarse a la reválida fue Kyrgios en el espectáculo que montó en la pista 3, mientras que Nadal, relegado a la segunda pista del torneo, ya que Angelique Kerber, Roger Federer y Serena Williams tenían que jugar en la central, se deshizo del incómodo japonés.

Procedente de la previa, el nipón, número 274 del mundo, fue un obstáculo que duró dos juegos y medio. Se puso 2-0 arriba, tuvo tres bolas para el 3-0 y se diluyó. Nadal le aplacó con un parcial de 12 juegos a 2 y el encuentro se convirtió en puro trámite hacia el verdadero plato fuerte, la explosiva segunda ronda.

Más información

Ese encuentro que Kyrgios aseguró en rueda de prensa estar esperando desde que vio salir el cuadro del torneo. «Claro que he mirado alguna vez atrás a aquel partido. Ha sido uno de los mejores momentos de mi carrera», señaló el australiano.

Por su parte, Nadal habló en sala de prensa e incidió en que fue una buena victoria para él, pese a «50 minutos complicados al principio», porque consiguió ganar en tres sets a un jugador que se desenvuelve bien en hierba. «Ahora tengo un día libre para trabajar en las cosas en las que tengo que trabajar. Espero que eso me ayude», sopesó el español, quien volverá a las pistas este jueves, en un partido ante Kyrgios que apunta a la pista central de Wimbledon.

Será el séptimo encuentro entre Nadal y Kyrgios y el que servirá para, de momento, desempatar su rivalidad. Igualados a tres triunfos cada uno, el último enfrentamiento fue este año sobre cemento y se lo quedó Kyrgios.

Queda por ver la versión que ofrecerá el díscolo australiano, quien este martes optó por la diversión de los saques por abajo y los golpes entre las piernas, pero que también sufrió de un problema físico en el muslo izquierdo, del que tuvo que ser atendido.