WORLD PÁDEL TOUR

García Diestro va con todo

La mejor actuación de García Diestro esta temporada fueron los cuartos conseguidos en Andorra. :: WPT/
La mejor actuación de García Diestro esta temporada fueron los cuartos conseguidos en Andorra. :: WPT

El pacense jugará la próxima temporada junto al argentino Seba Nerone y entrenará en Madrid con Rodrigo Ovide

Alberto García
ALBERTO GARCÍABadajoz

El World Padel Tour 2017 echó el cierre el domingo en Madrid con las finales del Máster. Fernando Belasteguín y Pablo Lima y Majo y Mapi Sánchez Alayeto confirmaron sus respectivos números uno con el título de maestros en un torneo, que además de cerrar la temporada, suele servir de despedida para muchas parejas. Este año, los adioses han sido mayoría. Con la rotura de la dupla número dos, Paquito Navarro-Sanyo Gutiérrez, una cascada de cambios ha dado la vuelta al ránking. Entre otras novedades, Paquito jugará el año que viene con Juan Martín Díaz, Sanyo vuelve a formar con Maxi Sánchez, Matías Díaz se une a Alejandro Galán, y Godo Díaz y Álvaro Cepero probarán juntos por primera vez.

La revolución también toca a José Antonio García Diestro, que cambia al gallego Martín Sánchez Piñeiro por el argentino Seba Nerone. No hace tanto, el pacense presumía de haber ganado por primera vez a la que desde ahora será su nueva pareja. Las vueltas que da el pádel.

Pero eso será la temporada que viene. De momento, José Antonio está de vacaciones en Badajoz, un buen momento para hacer balance y escribir propósitos de futuro. «El 2017 ha sido un positivo, no he conseguido subidas en el ránking vertiginosas como las de 2015 o 2016, pero empecé el año en el puesto 32 y lo he terminado en el 29. Evidentemente, si echo la vista atrás recuerdo partidos que podía haber ganado, victorias que se escaparon y con las que podría estar algo más arriba en el ránking», resume García Diestro su temporada junto a Martín Sánchez Piñeiro

Una temporada muy irregular. «Empezamos bien en Santander, casi haciendo cuartos, pero luego nos estancamos hasta el Challenger de Lisboa en el que llegamos a la final. Hay sido un año de altibajos, de contratiempos, y no solo en lo deportivo, y eso también afecta un poco». Pese a esa irregularidad, José Antonio sigue viendo solo lo positivo. «Hay que valorarlo todo como un aprendizaje. El mundo no se acaba en cuatro derrotas seguidas. Soy un luchador. La cosa se puede poner fea, pero si yo creo en algo...». De hecho, ni siquiera se planteó cambiar de pareja. «Ha habido momentos malos, pero no hasta ese punto. Siempre confié en Martín. Hemos ganado tres veces a cabezas de serie, hemos hecho otros cuartos, llegamos a la final del Challenger de Lisboa...». ¿Pero? «Pero no estamos aquí para igualar lo que hicimos el año pasado, sino para mejorarlo».

En septiembre, tras dos derrotas José Antonio empezó a darle vueltas. «No fue por las derrotas, que eran lógicas, si no por cómo estábamos en la pista, estábamos solos. El bajón se pasó porque después fuimos a Andorra y nos metimos en cuartos jugando a un nivel bruta». ¿Pero? «Me di cuenta de que necesitábamos tener a alguien siempre en la silla. Marcela Ferrari y Luvi no pueden viajar siempre y cuando uno aspira a más...». Y en eso llegó la llamada de Seba Nerone. «Me llamó después de Zaragoza, pero tardé en contestar porque quería entrenar con Rodrigo Ovide en Madrid y él tardó en aceptarme en su equipo».

Nueva pareja. «Un señor del pádel». Nuevo entrenador. «Con Rodri el ambiente de trabajo es muy bueno». Y nueva vida. «Me voy a Madrid. No sé si algún día podré estar entre los diez mejores, pero hay que estar en Madrid para intentarlo. No será a tiempo completo, porque en Badajoz tengo lo más importante, y aunque el día a día será complicado, no renuncio a mi casa. Para mí Badajoz es fundamental, por lo que tengo en casa, pero también a la mayoría de mis patrocinadores».

Oficialmente José Antonio empieza a entrenar el 25 de enero en Madrid, pero después de Nochebuena ya empezará el trabajo físico con Javi Morales en Badajoz. «El objetivo es pegar otro salto para llegar al 'top 20'. Para eso me voy a Madrid y voy a cambiar mi vida y la de los míos. Es un esfuerzo grande, pero voy con todo, mas no hay. Habrá días malos, peores y horribles, pero no voy a tirar la toalla». El que algo quiere...