Mundial Balonmano 2019

Los Hispanos lavan su imagen

Ferran Solé, en acción. /Wolfgang Rattay (Reuters)
Ferran Solé, en acción. / Wolfgang Rattay (Reuters)

España pasa por encima de Brasil en el mejor encuentro del equipo nacional y se asegura jugar del quinto al octavo puesto

V. BORDAVALLADOLID

La selección española de balonmano ofreció su mejor versión ante Brasil, en el segundo encuentro de la 'main round'. Buena defensa y portería, mucha continuidad, letales extremos y enorme fluidez en el juego de la primera línea. Los Hispanos no dieron opción al combinado sudamericano, que nunca estuvo en el partido ante el poderío mostrado por el conjunto entrenado por Jordi Ribera. Después de las dos últimas derrotas ante Croacia y Francia, este partido debía resolverse con victoria para tener opciones de asegurarse la posibilidad de disfrutar los preolímpicos, el gran objetivo del equipo nacional después de quedar apeado de los Juegos de 2016. Y España cumplió con un triunfo balsámico y una demostración del balonmano que le hizo hace justamente un año campeona de Europa.

El partido comenzó de manera plácida para España. Bien en defensa y con los extremos como estiletes ofensivos. Ángel Fernández y Ferrán Solé, sobre todo este último, veían puerta con facilidad. Suyos fueron los primeros cinco tantos. Brasil no estaba nada cómodo. Quizá pagaba el desgaste físico de su victoria el día anterior frente al combinado croata. Buena defensa, bien Pérez de Vargas en portería, transiciones rápidas que pillaban descolocado al equipo sudamericano y buenos movimientos en ataque. Cañellas saltó a la pista y España mejoró prestaciones ofensivas. Llegó a colocarse siete goles arriba (10-3, m. 15). La mala noticia, la lesión de Daniel Sarmiento en una acción con Thiago Ponciano. El jugador se retiró antes del ecuador del primer tiempo y ya no retornó a la pista.

Brasil tenía muchos problemas para parar el ataque de los Hispanos. Empezó con un 5:1 con Borges de avanzado, pero la cosa no funcionaba y rápidamente se colocó en un 6:0. España estaba jugando posiblemente sus mejores minutos en este Mundial y daba pocas opciones a su adversario.

36 España

Pérez de Vargas; Solé (6, 1p), Gurbindo (-), Gedeón Guardiola (3), Morros (-), Raúl Entrerríos (2) y Ángel Fernández (2) -equipo inicial- Corrales (ps), Alex Dujshebaev (2), Sarmiento (1), Aginagalde (3), Cañellas (5), Aleix Gómez (4), Ariño (6), Goñi (2) y Figueras (-).

24 Brasil

Tercariol (1); Chiuffa (2), Toledo (1), Henrique Teixeira (-), Langaro (4), Borges (1) y Pozzer (2) -equipo inicial- Almeida (ps), Valadao (1), Thiagus Petrus (2), Vinicius Teixeira (1), Novais (-), Ponciano (-), Nantes (4), Hackbarth (2, 1p) y Rodrigues (3).

Parciales:
3-2, 6-3, 10-3, 12-6, 16-10, 19-13 (descanso), 23-14, 25-16, 27-19, 30-22, 33-24 y 36-24.
Árbitros:
Pavicevic y Raznatovic (Macedonia). Excluyeron a Raúl Entrerríos y Morros (2), por España; y a Rodrigues (2) por Brasil.
Incidencias:
Partido del Grupo I de la 'main round' celebrado en Lanxess Arena de Colonia ante más de 17.000 espectadores.

La entrada de Raúl Nantes dio aire al equipo brasileño. El primera línea de Anaitasuna vio puerta con facilidad –cuatro goles en el primer tiempo–. Brasil, tras un contraataque de Chiuffa, logró recortar hasta los tres goles (13-9). Pero los Hispanos estaban centrados y reaccionaron bien con los goles de Guardiola en transición y de Aguinagalde en los seis metros. España funcionaba como un reloj. La respuesta fue un parcial de 6-2 hasta la conclusión del primer tiempo. Con 19-13, el equipo español se iba al receso con un marcador amplio y merecido.

La renta aumenta

Los Hispanos remataron la faena al inicio de la segunda mitad. Otra vez los extremos, Aleix Gómez y Aitor Ariño, fueron claves en ataque. Un parcial de 5-1 de salida permitía a los hombres de Jordi Ribera alcanzar por primera vez los diez goles de renta (24-14, m.35).

Langaro tomó la responsabilidad ofensiva brasileña. El lanzador anotó tres goles con su poderoso lanzamiento, pero el partido esta ya decidido. La defensa y Pérez de Vargas mantenían el nivel de la primera mitad. Brasil no redujo la distancia por debajo de los siete tantos.

La selección entrenada por Washington Silva regresó al 5:1. Hubo algunos momentos en los que el ataque español no estuvo acertado, en especial Álex Dujshebaev. Pero las prisas no son buenas consejeras y Brasil cometió errores que le impidieron acercarse más en el marcador. Rehechos de esos momentos de dudas en ataque, los Hispanos abrieron de nuevo brecha hasta los doce goles con los que finalizó el encuentro (36-24). España había disputado el mejor partido de este Mundial frente a un combinado sudamericano que terminó por claudicar ante un rival superior y que vivió el partido más cómodo de todo el campeonato.

España soñaba a última hora de la nocha con un empate entre Alemania y Croacia, pero la selección germana se impuso a la balcánica por 22-21 y se esfumaron de forma definitiva las semifinales para el equipo de Jordi Ribera.