El líder vence sin amiguismos

Los técnicos Adolfo Muñoz y José Romero protagonizaron un rifirrafe al término del encuentro. :: J. REY/
Los técnicos Adolfo Muñoz y José Romero protagonizaron un rifirrafe al término del encuentro. :: J. REY

El Cacereño tuvo que sudar para imponerse a un valiente Amanecer en el derbi de proximidad marcado por la tensión

J. CEPEDA CÁCERES.

Los amiguismos previos quedaron en un cajón bajo llave. Cacereño y Amanecer brindaron ayer un digno espectáculo lleno de tensión y competitividad que finalmente cayó del lado local (2-1). Una tensión que incluso se trasladó a las áreas técnicas al finalizar el partido, con un intercambio de opiniones subido de revoluciones entre los entrenadores Adolfo Muñoz y José Romero. Posteriormente, ya calmados en sala de prensa, ambos preparadores restarían importancia a lo sucedido.

2 CACEREÑO

1 AMANECER

En lo estrictamente deportivo, el Cacereño fue justo vencedor de un encuentro en el que el líder fue de más a menos, con una brillante primera media hora de juego para posteriormente pasar por algunos apuros. Y es que el Amanecer, valiente y descarado en su propuesta en algunas fases del encuentro, no vendió fácil su derrota, finalizando el partido en campo contrario en busca del gol de un empate que no llegó.

La primera mitad comenzó con dominio absoluto del Cacereño, que monopolizó las acciones ofensivas desde el mismo pitido inicial. Pino y Mansilla fueron los primeros en asustar al cuadro dirigido por José Romero con dos claras ocasiones en los diez primeros minutos de juego.

El Cacereño, con fluida circulación de balón hasta donde dejaba el terreno de juego, continuaba pisando área pero errando en la finalización. Otra clamorosa oportunidad la tuvo en sus botas el activo Pino, quien tras recibir dentro del área un envío de Carlos García desde la banda derecha vio cómo el guardameta Sergio sacaba la manopla cuando ya se cantaba el gol. Cántico que sí se produciría tan solo un minuto después, en el 29, tras un extraordinario disparo con pierna izquierda ejecutado fuera del área por Aarón, quien transformó un balón moribundo en un misil inalcanzable.

Con el gol a favor, el Cacereño pecó de relajación y conformismo, favoreciendo el paso hacia adelante dado por el equipo visitante, que por mediación de una chilena de Juanjo Polo a punto estuvo de igualar la contienda. Su disparo fue desviado por Camacho minutos antes de llegar al descanso.

Ya en la segunda parte, el Cacereño se complicó la vida de salida en una desafortunada decisión de Carlos García. El lateral, que había hecho bien la cobertura al central Mansilla para abortar una acción atacante del equipo visitante, se dejó comer la tostada en una jugada cuyo penalti acabó transformado Rai y que a punto estuvo de detener Camacho.

El gol sierrafuenteño dejó tocado al equipo verde. En medio de la permisividad arbitral para ambos conjuntos, el Amanecer llegó incluso a armar alguna contra con cierto peligro, como la protagonizada por Márquez en el 53.

Posteriormente el Cacereño volvió a encontrar la luz gracias a Martins. El senegalés, recién ingresado en el terreno de juego, tuvo la clarividencia suficiente para resolver con acierto una jugada embarullada en el área visitante para hacer el 2-1 en el minuto 63.

Lejos de guardar la ropa, el cuadro capitalino gozó de buenos minutos. La ocasión más clara fue de Martins, quien quizás se precipitó al golpear de primeras un rechace del larguero cuando estaba solo delante de Sergio. El Amanecer tampoco renunció a la igualada y acabó el partido con defensa de tres y jugando en campo contrario.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos