Final

Dos goleadores silenciosos con la 'orejona' en la mirilla

Dos goleadores silenciosos con la 'orejona' en la mirilla

El olfato de Harry Kane y Mohamed Salah concita buena parte de las esperanzas de 'reds' y 'spurs' de alzar el título en el Metropolitano

Óscar Bellot
ÓSCAR BELLOTMadrid

Sobre el olfato goleador de Harry Kane y Mohamed Salah están depositadas buena parte de las esperanzas de Tottenham y Liverpool de alzar la 'orejona' en el Metropolitano. Principales referentes ofensivos de dos bloques que se han erigido en los mejores de Europa al término de una temporada plagada de sorpresas en la máxima competición continental, afrontan el duelo más importante de sus carreras. Un partido que encaran tras una campaña llena de obstáculos para ambos, obligados a revolverse contra la adversidad para librar un duelo entre dos de los artilleros más temidos del panorama actual.

Más de mes y medio sin competir lleva Harry Kane, que cayó lesionado en la ida de cuartos de final de la Liga de Campeones ante el Manchester City. Un pisotón de Delph puso en vilo a la parroquia reunida en el Tottenham Hotspur Stadium, que pese a todo disfrutó de su primera noche europea con la victoria de los 'spurs' gracias a un tanto de Son Heung-min, el mismo futbolista que había inaugurado el casillero anotador del moderno y fastuoso estadio cuya construcción hipotecó el margen de maniobra de Mauricio Pochettino, forzado a sacarle el máximo rendimiento a una plantilla que se quedó sin refuerzos el pasado verano.

En cierta medida, fue casi una afrenta que le correspondiese al surcoreano y no a Kane el honor de sumar la primera muesca en el nuevo hogar de los londinenses. El ariete, que había firmado la última diana de los 'spurs' en el destierro de Wembley, aún no sabe lo que es pulverizar la malla del rival en el recinto que tiene encandilada a su hinchada. Cuarto máximo artillero histórico del club, se quedó seco en la puesta de largo del coliseo frente al Crystal Palace y en el segundo encuentro, frente al City, sufrió el infortunio que comprometió su presencia este sábado en el Metropolitano.

Pero quienes le conocen estaban seguros de que su férrea voluntad terminaría imponiéndose. La indomable determinación del delantero le ha convertido en quien es hoy, uno de los atacantes más demoledores del planeta. Siguiendo el ejemplo de su gran ídolo Tom Brady, quarterback de los New England Patriots, se sobrepuso a unos difíciles comienzos. Hincha de toda la vida del Tottenham, entró en la academia del Arsenal a los ocho años pero pronto le descartaron por sobrepeso. Finalmente le acogió el club de sus amores, pero el periodo formativo fue duro y encadenó cesiones en el Leyton, el Milwall, el Norwich y el Leicester, sin que en ningún momento asomase el voraz depredador en que terminó por transformarse.

Harry Kane saluda durante el entrenamiento del Tottenham el viernes en el Metropolitano.
Harry Kane saluda durante el entrenamiento del Tottenham el viernes en el Metropolitano. / Sergio Pérez (Reuters)

De vuelta al Tottenham, eclosionó en el curso 2014-2015, con 31 goles en 51 partidos. En las cinco últimas temporadas ha firmado 159 dianas, a razón de 31,8 por campaña. De vida adusta, su perfil encaja poco con las estrellas de hoy en día y sueña con jugar como kicker en la NFL cuando se retire. Pero a sus 25 años aún le restan muchos días de gloria en el fútbol. «Estar en la final de la Champions League es verdaderamente especial. No lo soñé ni en mis mejores sueños. Ni cuando iba creciendo como jugador en la cantera pensé que podría llegar a vivir algo así», señalaba hace unos días en una entrevista concedida a UEFA.com.

Espina clavada

Quien sí lleva tiempo soñando con la 'orejona' es Mohamed Salah. Como mínimo, desde que hace doce meses tuviera que retirarse desolado del Olímpico de Kiev. Un lance con Sergio Ramos dejó al Liverpool desamparado sin su gran estrella, que anhelaba coronarse en la capital ucraniana para rubricar una temporada descomunal en la que anotó 44 goles en 52 partidos y peleó hasta el último momento con Leo Messi por la Bota de Oro. Máximo goleador de aquella Premier, con dos tantos más que Kane, el egipcio fue la gran relevación del curso en el fútbol británico pero la lesión sufrida en la final ante el Real Madrid terminó lastrándole también en el Mundial de Rusia.

Salah, en una acción ante Lovren durante el entrenamiento del Liverpool en el Metropolitano.
Salah, en una acción ante Lovren durante el entrenamiento del Liverpool en el Metropolitano. / Rodrigo Jiménez (Efe)

Los 'reds' hicieron una jugada maestra al sacarle de la Roma por 42 millones de euros. Una apuesta no exenta de riesgos ya que pese a que venía de brillar en Italia, no lo había hecho en su anterior estancia en tierras británicas, donde pasó campaña y media en el Chelsea sin pena ni gloria. Dos goles en 19 partidos con los 'blues' como magro balance para un jugador cuya rapidez y habilidad llevaron a Jürgen Klopp a considerarle el complemento perfecto de Roberto Firmino y Sadio Mané. Con el brasileño y el senegalés conforma un tridente temible.

Más información

Su segunda campaña en el Liverpool no ha alcanzado sin embargo la magnificencia de la primera, llegando incluso a escuchar críticas por el descenso en sus prestaciones. «Hay algunos jugadores que tienen el mismo número de goles que yo y están disfrutando de la mejor temporada de su vida. ¡Y se supone que yo estoy teniendo una mala temporada!», clamó a comienzos de abril, cuando la presión arreciaba tras encadenar ocho partidos sin ver puerta. Desde entonces Salah, otra estrella humilde que dona grandes sumas de dinero para mejorar la vida de sus compatriotas egipcios y se saltará este sábado el ayuno del Ramadán para no perjudicar su rendimiento, ha firmado seis dianas en nueve encuentros para situar su balance en 26 tantos a falta de un partido para clausurar el curso. No mojó en el Camp Nou y un golpe en la cabeza a causa de un encontronazo durante el partido de Premier ante el Newcastle le privó de disputar la vuelta en Anfield, donde los 'reds' consumaron la machada sin su faraón, que sí está en plenas condiciones para una final en la que espera sacarse la espina que le dejó lo ocurrido en Kiev hace un año.