Octavos I Vuelta

Coutinho fue titular, marcó y lesionó al meta Lopes

Coutinho fue titular, marcó y lesionó al meta Lopes

El brasileño cumplió aunque el rendimiento de Arthur eclipsó en parte quizá su primer gran partido como azulgrana

P. RÍOSBarcelona

El partido era de los grandes. Al menos así lo entendieron los aficionados, que acudieron al Camp Nou más que ningún otro día en Liga de Campeones en lo que llevamos de temporada: 92.213 espectadores. Ellos pudieron disfrutar de la que, posiblemente, ha sido hasta el momento la mejor noche en el Barcelona de Philippe Coutinho y no sólo por el 5-1. El brasileño tenía su opción de titular, sabía que brillar en una victoria ante el Lyon podía ser la mejor manera de acallar las críticas que le persiguen ya que su rendimiento no es acorde a su etiqueta de fichaje más caro del club azulgrana, por el que han pasado varios de los mejores futbolistas de la historia.

El Camp Nou estaba algo tensa con el interior, cuestionado, ya que apenas se le recuerda un partido digno esta campaña. El mejor quizá fue el de la remontada (6-1) al Sevilla... pero porque anotó dos goles más que por su fútbol. Es cierto que también anotó al Tottenham en Wembley, al Madrid en Liga y al Levante en Copa pero su aportación al juego era muy escasa. Ante el Inter jugó bien y se lesionó, perdiendo lo que había ganado hasta ese momento.

Coutinho chocó con Lopes en una acción previa al 2-0 anotado por el brasiileño
Coutinho chocó con Lopes en una acción previa al 2-0 anotado por el brasiileño

Valverde optó por darle confianza y consciente de que tenía por detrás a Arthur, que completó un partidazo recordando en algunos momentos a Iniesta siendo el pegamento ideal entre líneas, se volcó más en su faceta de atacante junto a Messi y Luis Suárez. El uruguayo, pese a que no marcó, participó en las acciones que desequilibraron el partido: el penalti anotado por Messi y el 2-0 del propio Coutinho.

La primera acción, en directo, parecía un penalti muy claro sobre el uruguayo pero en la repetición se ve que es Luis Suárez el que comete un pisotón al defensa. El VAR, que después concedió como legal el 2-1 de Tousart pese a que parecía falta previa a Lenglet de Marcelo, no cambió la decisión del colegiado polaco. Lopes, muy activo en el inicio, no pudo adivinar el lanzamiento de Panenka de Messi.

«Han sido unas semanas, quizá unos meses en los que no estaba jugando bien. He venido acá para evolucionar y ser mejor jugador, lo estoy intentando. Vivo el momento, el futuro nadie lo sabe» Coutinho

Después, en un balón dividido, chocó con el '7' azulgrana. Intentó seguir pero encajó el segundo del propio Coutinho. Llegó tras una gran jugada de Luis Suárez que tras ser asistido por Arthur, se fue de su par con un autopase para regalar el gol a su amigo de Liverpool, que remachó a puerta vacía. «En los últimos partidos o semanas, incluso meses, no estoy jugando tan bien, pero nunca me faltan las ganas de mejorar y de aprender. Intento todas las semanas afrontarlo así», reconoció tras el partido.

Relajación y sufrimiento innecesario

Aquello parecía sentenciado, el Barça tocaba en campo rival y masacraba por banda a un OL débil atrás.Así lo entendió el Camp Nou que ovacionó a Lopes cuando se marchaba noqueado y llorando. Gregory Coupet, entrenador de porteros de los franceses y que dejó en el Camp Nou en su época de guardameta una de las mejores paradas de la historia de la competición, intentaba consolarle tras dar unos consejos a Gorgelin, al que se suponía le esperaba una noche complicada. El Barça se vio superior y perdonó el tercero en varias ocasiones antes del descanso.

Más información

Se le vio disfrutar a Coutinho. Incluso dejó un taconazo para Luis Suárez que mejora pero sigue sin gol. No era normal que el Barcelona se quedase en blanco en Lyon pero debe mejorar su rendimiento ofensivo para evitarse sofocones innecesarios como el que vivió durante 20 minutos. En la segunda mitad tuvo la opción de anotar el segundo en una buena combinación de la MSC pero tras driblar a Gorgelin se quedó sin ángulo y disparó al lateral de la red.

Valverde le relevó por Dembélé y después buscó más músculo por Vidal cuando debía buscar un tercero que evitase el sufrimiento final. Un gol galo provocaba un fracaso más grande que el de Roma, pero Messi marcó con suspense tras un slalom. El argentino siempre está. La noche acabó en fiesta cuando Piqué anotó el cuarto en una de sus clásicas subidas que a veces parecen alocadas y Dembélé completó la manita.