Llull se atreve con un monólogo en Buenafuente con dardos para Scariolo, compañeros y hasta políticos

Sergio Llull, con Andreu Buenafuente al fondo, durante su monólogo en 'Late Motiv'./MOVISTAR
Sergio Llull, con Andreu Buenafuente al fondo, durante su monólogo en 'Late Motiv'. / MOVISTAR

El balear se lanza con un 'speech' televisivo en el que bromea sobre su juego, su nombre, el pelo del seleccionador y las barbas de los Hernangómez

R.C.Madrid

Sergio Llull ha mostrado durante toda su carrera mucho atrevimiento en la cancha de baloncesto pero parecía algo más cohibido sin un balón en las manos.

El base del Real Madrid y de la selección española estuvo en el programa 'Late Motiv' de Movistar+ y se lanzó con un monólogo de humor sobre el Mundial conquistado hace apenas unas semanas con Andreu Buenafuente a su espalda vigilándole.

«¿Sabéis el base que fue MVP en el Mundial? Pues yo soy el otro»

Aunque se le notaba algo nervioso soltó dardos para muchos, incluido él mismo por su juego, las famosas mandarinas, o la manera de pronunciar su apellido, que recordó no es 'Ful' o 'Trul'.

Primero por el modo de expresarse de su compañero Facundo Campazzo, la manera de comportarse de Marc Gasol en una celebración, el pelo de Sergio Scariolo o las barbas en el vestuario de los hermanos Hernángomez, a quienes llaman «los Errejones». Una sorpresa para los aficionados del baloncesto. El propio jugador lo promocionó dejando claro que es amateur en estas lides. «Con mucho respeto y cariño hacia los humoristas y comediantes que nos hacen reír y disfrutar tanto!».

«Llegas a España y ves la ilusión que has despertado, la alegría generada... eso para mí, no tiene precio»

Ha pasado medio mes desde la conquista del oro en la Copa del Mundo de China. Un torneo que encumbró a la selección a lo más alto del baloncesto mundial 13 años después. Marc Gasol, presente en ambos hitos, analiza qué ha significado volver de Pekín con la medalla de oro al cuello.

«Nunca miramos el torneo con la presión de ganarlo. Sabíamos que era un campeonato muy igualado y que podíamos derrotar a cualquier rival, pero nunca lo afrontamos con la presión de ganarlo. En cuartos, después de ganar a Italia y Serbia, nos vinimos arriba», comenta Marc sobre un campeonato en el que la selección fue de menos a más para acabar invicta y en el primer puesto del podio.

El pívot también ha ofrecido sus impresiones sobre lo que ha supuesto que la selección vuelva a ser campeona del mundo: «Ha sido espectacular. Me vienen recuerdos de cuando estuvimos en Saitama, aislados un poco del mundo. Esta Copa del Mundo ha sido parecida. Estás en tu rutina del día a día y llegas a España y ves la ilusión que has despertado, la alegría generada, sobre todo entre los más jóvenes. Te miran, te preguntan… Eso para mí, no tiene precio».