Un casting a todo trapo

Un casting a todo trapo
RTVE

El 'talent' de La 1 de TVE 'Maestros de la costura' ultima sus pruebas de selección para la tercera temporada

JULIÁN ALÍAMadrid

Unas 150 personas se han citado esta semana en Madrid para vivir el fin de los 'castings' regionales de 'Maestros de la costuras'. Era la última opción para pasar a las siguientes pruebas de selección, la antesala de la tercera edición del 'talent' de TVE, al que se han inscrito más de 13.000 personas a través del formulario 'online'.

Con las prendas confeccionadas de casa y expuestas sobre su estrecho espacio de mesa que hacía las veces de mostrador, los presentes seguían con sus opciones intactas de unirse a los ya preseleccionados de Sevilla, Barcelona y Valencia para encontrar un hueco en el formato. Allí, una chaqueta militar, un traje de moros y cristianos, otro típico de serrana, vestidos de novia, o de noche con transparencias y plumas, un corpiño de pieles, o un conjunto para 'fitness' con pedrería esperaban a que las patronistas Mercedes, Cristina, Diana y Lola, del equipo de la productora Shine Iberia, les echasen el ojo. Ellas son «las malas de la película», como las definía Esther González, la directora de casting, porque se encargan de poner punto y final a los sueños de muchos que se habían citado únicamente para hacerlos realidad en un hotel del norte de Madrid.

González, que es también la responsable de las pruebas de acceso a 'MasterChef', comentaba tras dar la bienvenida a los posibles concursantes y explicar la mecánica que, aparte de su habilidad, se tiene muy en cuenta «la diversidad». «El espectador, para recordar a quién está viendo, tiene que ver gente diferente y diferenciada, fácilmente reconocible, que aporte cosas diferentes». De hecho, para ella «un casting empieza a estar bien hecho, aunque luego pueda fallar por muchas cosas, cuando nada más verlo, a la media hora del programa, te has quedado con muchos concursantes, porque son distintos».

«Mucho donde pescar»

Pero para hacer eso posible se necesita un «océano muy grande», y la directora de casting asegura que lo hay, que tienen «mucho donde pescar». Tanto es así, que no hay edad máxima para poder participar, y en las pruebas se ha personado gente desde los 18 hasta los 82 años. Y, por supuesto, de distintas localizaciones, pero no solo de España, sino también «de Londres o Italia, que se lo pagan todo ellos con la única ilusión de presentarse al casting».

Además, González reconocía que en su equipo nunca hablan de la palabra 'perfil', sino de 'personas', porque «si buscas un astronauta, lo mejor que vas a encontrar es un monaguillo», y «siempre va a ser la realidad la que te sorprenda». En ese sentido, recordaba el caso de Mahi, concursante de la primera edición, y que ha participado en la última entrega de 'Supervivientes' (Telecinco), que «por fuera era un 'cosplayer', y por dentro, una chica súper de su pueblo que ponía gasolina». «Que la realidad supera la ficción es absolutamente cierto», concluía.

Entre esas «personas» que comentaba la directiva se encontraba Alejandro, que había viajado desde Palma de Mallorca exclusivamente para la prueba, con un vuelo de vuelta que perdería si tenía la suerte de ser uno de los seleccionados, y un abrigo verde y rosa, fruto del consejo de su madre. También Miguel Ángel, nacido en Holanda pero que vive desde hace muchos años en Jaén, y cuyos trabajos pueden verse, y comprarse, en creacionesmedievales.es. El jienense con espíritu vikingo ha hecho confecciones para series, películas y teatro, donde también ejerce como actor. Sin embargo, acostumbrado a fabricar prendas antiguas, aseguraba que no tiene ningún problema en realizar diseños más actuales, y que le encanta la fusión entre ambos. Si acaba entre los doce que aparecerán en pantalla, ya es otra historia.