El capote de Garrido y el sitio de Luis David

Luis David y José Manuel Garrido abandonan a hombros la plaza de toros de Olivenza/PAKOPÍ
Luis David y José Manuel Garrido abandonan a hombros la plaza de toros de Olivenza / PAKOPÍ

El extremeño tuvo que estoquear tres toros tras el percance de Toñete al entrar a matar al tercero

PEPE ORANTOSBadajoz

Buen ambiente, buen tiempo y mucho público en la tarde del viernes de la feria de Olivenza, que tradicionalmente ha estado reservada a la novillada del ciclo y que en esta ocasión, parece que por razones televisivas, ha sido destinada a una corrida de toros.

Abrió plaza Garrido saludando por verónicas a 'Lodazal', un negro de El Tajo que pronto dio muestras de su escaso recorrido por los dos pitones y que perdió tanto las manos como los cuartos traseros en la primera tanda en la que se enfrentó a la muleta del pacense.

Mucha diferencia entre los cuatro toros de El Tajo y los dos de La Reina que Joselito llevó a Olivenza para abrir la feria

Enseguida interpretó Garrido que, si había alguna esperanza de sacarle partido a su enemigo, debía acortarle las distancias y así le cuajó una buena tanda de derechazos y consiguió armar una serie de naturales, arrastrando la franela por el ruedo oliventino. El de El Tajo entregaba naturales uno a uno hasta que el pacense decidió fajarse con él por ese pitón izquierdo y decantar por completo la batalla. Una vez sometido, todo acabó un cierre por manoletinas que tras un aviso, dos pinchazos y una entera algo caída acabó e una ovación con salida al tercio.

En su segundo turno, Garrido se enfrentó a Visitador, un castaño de 498 kilos al que saludó por chicuelinas con la dificultad que le otorgaba su falta de fijeza. Tras un gran tercio de varas, José Manuel demostró su enorme solvencia con el capote en un espectacular quite de oro que se convirtió en el momento más brillante de la tarde.

PAKOPÍ

Se dobló el pacense con él en los medios para iniciar la faena y tratarlo de meter en la muleta para vencer su tendencia a salir suelto. Dos buenas tandas de derechazos cimentaron una actuación que adornó con algunos naturales sueltos que acabaron por rendir la oposición del animal quien, a partir de entonces, hizo cuanto quiso Garrido. Cerró la faena con una serie de ayudados por alto que, tras un aviso, precedieron a una estocada entera que fue recompensada con dos orejas.

Con el sexto, que tuvo que lidiar tras el percance sufrido por Toñete, Garrido constató que los de La Reina que habían llegado a Olivenza no tenían nada que ver con sus primos de El Tajo. 'Platero', un colorado de 501 kilos, mostró enseguida que no se había desplazado hasta la ciudad rayana para colaborar con el lucimiento del torero y, pese a que este se empeñó en torearlo de rodillas, tanto con el capote como con la muleta, se negó a entregar una mínima cantidad de embestidas hasta que se paró por completo. Dos pinchazos y una estocada después, el silencio se apoderó de la plaza para cerrar la corrida.

Más noticias

Luis David Adame llegaba a Olivenza tras su reciente triunfo en Jalostotitlán y pronto demostró que su buen momento le permitiría hacer faena al manso que le correspondió como primero de su lote. 'Cazador' evidenció con insistencia al salir a la plaza que nada quería tener que ver con cuantos engaños le ofrecían a su paso. Cantó la gallina en un par de ocasiones antes de dolerse con violencia en banderillas y acabar embistiendo a regañadientes ante la muleta del mexicano, que comenzó su faena de rodillas e los medios.

Por el pitón derecho 'Cazador' permitió que el mexicano instrumentara un para de tandas de muletazos que no tuvieron continuidad por el izquierdo, lo que acabó con cualquier posibilidad de triunfo rotundo para el de Aguascalientes.

Un intenso cierre por manoletinas y una estocada entera que hizo rodar a 'Cazador' sin puntilla, le valieron al hidrocálido la primera oreja de la tarde.

Al quinto de la corrida, Luis David lo recibió con el capote de rodillas en el tercio, antes de poner al público en pie con un quite por lopecinas y pasarse a su enemigo por la espalda al comienzo de la faena de muleta.

El mejor toro de la tarde metió la cara con rotundidad en la muleta y tomó incluso un redondo instrumentado por el mexicano. El pitón izquierdo, sin embargo, dejó mucho que desear por lo que el de Aguascalientes volvió a la derecha para culminar una faena que acabó en el tercio con dos redondos flexionados y un cierre por manoletinas que, tras un aviso y una gran estocada, le valieron dos orejas y la puerta grande.

A Toñete le tocó e suerte el primer 'Atlético' de la tarde, un noblón castaño claro de 505 kilos, al que quitó por gaoneras del caballo y que perdió las manos al inicio de la faena, antes de comenzar a echar la cara arriba por sistema e impedir la ligazón en las tandas de derechazos del madrileño.

Por el pitón izquierdo más de lo mismo pero con las embestidas más cortas. Lo intentó con insistencia Toñete y el público se lo valoró hasta que, con su estocada, se encontró con uno de los pitones de su oponente que le causaron una cornada interna de la que tuvo que ser operado en la enfermería de la plaza y que le obligó a ser trasladado al la clínica Quirón de Badajoz. Eso sí, con una oreja en el esportón.