Arranca la XXVI Feria del Toro con agradecimiento al trabajo anónimo que la hace posible

Fernández Vara, González Andrade, Blanca Martín y Gallardo. :: e. m. n./
Fernández Vara, González Andrade, Blanca Martín y Gallardo. :: e. m. n.

Marcada por una fuerte apuesta cultural en torno a la tauromaquia, fue inaugurada ayer por Fernández Vara

EVA MARÍA NEVADO

La XXVI Feria del Toro de Olivenza fue inaugurada oficialmente ayer por el presidente de la Junta de Extremadura, Guillermo Fernández Vara; el presidente de la Diputación de Badajoz, Miguel Ángel Gallardo, y el alcalde de Olivenza, Manuel José González Andrade, quienes han coincidido en resaltar la importante labor de las personas anónimas que la hacen posible y la de los impulsores de la misma.

Calificada como un ejemplo del «potente turismo de eventos» por el presidente regional, esta Feria siempre se ha caracterizado -dijo- por ser fiel a la calidad, por encima de todo, y mantener el factor sorpresa cada año. Para el presidente, el trabajo «bien hecho» durante 26 años por gobiernos de todos los signos ha hecho posible que, por ejemplo, ciudadanos de 27 nacionalidades acudieran a esta cita taurina en 2015. Quiso además rendir un homenaje a las personas anónimas que trabajan para acondicionar todo lo necesario y «al pueblo en general porque ha sentido la feria como propia» creando un excelente ambiente que atrae a miles de personas. Vara recordó que la tauromaquia es «algo más que un debate toros sí, toros no», es un impulso económico que supone el 0,3% del PIB de España y genera 200.000 empleos.

Interrelación

La interrelación entre turismo, tauromaquia y economía ha sido también señalada por el presidente de la Diputación de Badajoz, Miguel Ángel Gallardo, quien aludió al «merecido» homenaje que recibirá en esta edición Ramón Rocha, alcalde de la localidad que en el año 1991 impulsó la creación de este evento, junto al empresario José Cutiño y la familia Ortiz, propietaria de la plaza de toros de Olivenza. Gallardo destacó la estrecha relación de la Escuela de Tauromaquia de la Diputación en un evento que «muestra las bondades de nuestra provincia» y demuestra que Olivenza tiene futuro como lo tiene Extremadura, un futuro en el que aseguró que la presencia de las diputaciones es necesaria.

El alcalde de Olivenza, Manuel J. González Andrade, rememoró aquel 3 de marzo de 1991 en el que arrancaba la primera edición de un evento anual que hoy es el segundo a nivel turístico de la provincia de Badajoz y que ha sido y es posible gracias a la «convergencia de voluntades».

González destacó la importante apuesta cultural de esta edición, que se suma a los 2.700 metros cuadrados en los que 80 expositores de España y Portugal que mostrarán sus productos y servicios en una feria que busca ser declarada Fiesta de Interés Turístico Nacional.

El primer edil oliventino concluyó reconociendo el esfuerzo y trabajo de administraciones, expositores, trabajadores municipales, personas anónimas y toreros realizan por esta ciudad con historia, pasado, presente y «un enorme potencial de futuro», ha indicado antes de concluir preguntándose «qué más puede desear un alcalde».

A este acto de inauguración acudieron la presidenta de la Asamblea de Extremadura, Blanca Martín Delgado.

Al término del acto inaugural todos recorrieron los stands de la Feria y asistieron a la inauguración de la exposición 'Jindama', del fotógrafo José Ignacio Rodríguez, que ha contado con la actuación de la cantaora Esther Merino, acompañada a la guitarra por Joaquín Muñino.