«Somos aficionados a los toros y tenemos el derecho a serlo»

Francisco Apaolaza tras una firma de libros en Mont-de-Marsan. :: hoy/
Francisco Apaolaza tras una firma de libros en Mont-de-Marsan. :: hoy

El periodista donostiarra difunde desde hace meses la labor de la Fundación Toro de Lidia para contrarrestar el acoso a la tauromaquia

Pepe Orantos
PEPE ORANTOSBadajoz

Chapu Apaolaza (San Sebastián 1977), periodista, escritor y colaborador semanal de HOY fue durante meses la cara visible de las retransmisiones del canal Toros de Movistar y en la actualidad desempeña la labor de portavoz de la Fundación Toro de Lidia, entidad destinada a la promoción y la defensa jurídica de todas las tauromaquias.

-¿Qué es y qué función fundamental persigue la Fundación Toro de Lidia?

-La Fundación Toro de Lidia se crea hace algo más de un par de años como consecuencia de cambio político que se experimenta en muchas administraciones locales y regionales, en las que se comienza a acosar legalmente a la fiesta de los toros. A la FTL se van sumando personas procedentes de todos los sectores profesionales del toro y se busca integrar en ella de manera prioritaria a la afición. Nace como paraguas para defender, proteger y normalizar la tauromaquia dentro de la sociedad, al margen de lo que ocurra dentro del sector, donde la Fundación debe tener una labor neutra.

-¿Qué acciones concretas ha llevado a cabo la FTL?

-Se han abierto más de sesenta causas judiciales en todos los ámbitos, prestando especial atención a tratar de parar la ola de odio generado en las redes sociales tras las muertes de Víctor Barrio e Iván Fandiño. Estas acciones ya han tenido varias resoluciones favorables a nuestro intereses que han propiciado un cambio de panorama evidente. Otro flanco legal ha sido el dirigido contra las administraciones locales y regionales que han hecho un abuso de su capacidad normativa para, amparándose en resoluciones administrativas, imponer una censura contra la tauromaquia en sus municipios y regiones. Entre estas acciones ha tenido especial importancia el recurso que la FTL presentó contra la ley de toros a la balear. Por encima de todo, la Fundación trata de proteger el espacio del aficionado para que, cuando salga a la calle, pueda expresar de forma libre su condición, en el desarrollo de una manifestación cultural como cualquier otra.

-¿Hay quién busca que el aficionado tenga que pedir perdón por el hecho de serlo?

-Claro que sí y por eso uno de los objetivos de la FTL es que el silencio en este sentido acabe de forma definitiva. Tenemos que salir de las sombras y decir bien alto y claro que somos aficionados a los toros y tenemos el derecho a serlo.

-¿Qué iniciativas se están tomando más allá de las grandes capitales taurinas?

-La FTL está abriendo capítulos en varias provincias para que sea la propia sociedad civil de cada sitio, que conoce el panorama mejor que nadie, para que nos ayude y forme parte de la Fundación y nos ayuden a defender los intereses del mundo de los toros. También se ha creado una red de asociaciones culturales taurinas universitarias, para proteger y defender el espacio de pensamiento y la libertad de cátedra dentro de la misma universidad.

-Hay quien piensa que muchas veces se hace más daño a la fiesta desde dentro que desde fuera. ¿Ha constatado la FTL que eso puede ser así?

-Claro que hay gente que hace daño desde dentro. Hay agentes y dinámicas dentro de la fiesta de los toros que podrían ser mejores. La Fundación no es ajena a todo esto, lo que sucede es que en el momento actual la FTL tiene el deber de proteger la tauromaquia hacia afuera, por la propia delicadeza del sector y por todas las fuerzas tan complejas que se han organizado de forma coral en su contra.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos