'El lenguaje secreto de la naturaleza', al descubierto

Imagen de la portada del libro 'El lenguaje secreto de la naturaleza'./
Imagen de la portada del libro 'El lenguaje secreto de la naturaleza'.

El autor mexicano Óscar Aranda muestra en su primer libro la cara más amable de los seres vivos, incluso de aquellos que nadie diría que la tienen

Elena Martín López
ELENA MARTÍN LÓPEZMadrid

Después de leer este libro tu visión de los animales y las plantas cambiará para siempre. Lo dice Plaza & Janés, la editorial que ha publicado 'El lenguaje secreto de la naturaleza', escrito por Óscar Aranda, y lo corrobora alguien que lo ha leído y ha pasado de salir corriendo despavorida al ver una araña en el baño de su casa a cogerlas con un papel y dejarlas con cuidado en una maceta.

«Si no somos conscientes de lo que tenemos no lo podemos cuidar», dice el autor, que en su primer libro desvela los aspectos menos conocidos de algunos animales con muy mala reputación, con el fin de que el lector «abra los ojos a lo maravillosa que es la naturaleza y que vea que la inteligencia no es única del ser humano». «A veces cuesta interpretar el mensaje de que los animales son más parecidos a nosotros de lo que creemos, pero hay muchos comportamientos humanos, tanto buenos como malos, que se pueden encontrar fácilmente en animales que la gente no cree que tengan vida social o familiar», expresa.

Portada del libro 'El lenguaje secreto de la naturaleza', de Óscar Aranda.

'El lenguaje secreto de la naturaleza' descubre las luces y las sombras de distintos seres vivos como pulpos, tortugas, avispas, hormigas, libélulas, osos, mariposas, orcas, gaviotas o salamanquesas, pero más que un libro de divulgación científica es un diario en el que Aranda combina datos con historias y anécdotas personales en las que estos «bichitos» han sido protagonistas.

«Con este libro he intentado mostrar la cara amable de los seres vivos, principalmente de aquellos que nunca diríamos que la tienen, con el fin de que la gente conecte con ellos. Al final, con una sola persona que se sienta conmovida o desarrolle una sensibilidad nueva al leer alguna de las historias que cuento me doy por satisfecho y me sentiré feliz porque habré logrado mi propósito», expresa.

Un vistazo a cinco capítulos

Las plantas, los seres vivos más subestimados

«Las plantas no tienen una vida tan animada como los animales, por eso la parte emocional siempre queda a un lado y se las subestima», explica el autor a este periódico. «Las vemos como seres que no sienten, pero ha habido descubrimientos científicos muy importantes que rechazan esta teoría y que sostienen que son conscientes de lo que pasa a su alrededor. Estos seres vivos ocupan el primer capítulo del libro, que desvela aspectos como que las plantas también se comunican, aunque lo hagan de forma distinta a los humanos, sienten empatía, se ayudan unas a otras o se alían con algunos animales para que las defiendan.

La inteligencia desconocida de los pulpos

El pulpo Paul fue el más famoso oráculo de resultados en el Mundial de Fútbol de 2008, y quien predijo que 'La Roja' llegaría a la final y ganaría. Puede que muchos lo atribuyan a la suerte, pero lo cierto es que estos animales son extremadamente inteligentes. «Lo más curioso de ellos es que cuando nacen no reciben ningún tipo de herencia, porque no llegan a conocer a sus progenitores –la madre muere después del parto-. Esto les obliga a aprenderlo todo desde cero y sin ningún tipo de ayuda, pero la madre confía tanto en la inteligencia de sus propios hijos que eso no supone un problema», destaca Aranda.

Las tijeretas, madres modelo

Las tijeretas son todo un ejemplo de madres modelo, pues son animales muy familiares y con un gran instinto maternal. No solo cuidan de sus huevos, los limpian, les dan vueltas o los agrupan si alguien los descoloca, sino que cuando nacen también se dedican a sus crías en cuerpo y alma. «Yo como jardinero muchas veces tengo que mover la tierra y cuando me encuentro un nido y salen todas huyendo me siento hasta mal, porque pienso que he roto una familia y en todo lo que tendrán que hacer para volver a reunirse», cuenta el escritor. «Realmente, si te pones a su escala, es como si llegase un gigante y destrozase tu casa, obligándote a huir y a reencontrarte entre los escombros. Yo me hago muchas historias mentales, pero en el fondo ocurre algo así», añade.

El regalo nupcial de las mariposas

¿Alguna vez has visto a una mariposa posada en el ojo de un cocodrilo? Lo hayas hecho o no, quizás te sorprenda saber que es de sus lágrimas –sí, de las famosas lágrimas de cocodrilo- de donde obtienen gran cantidad de nutrientes y sales minerales necesarios para su vida. «Con estos nutrientes, los machos hacen paquetitos que les regalan a las hembras en el momento de la reproducción, como si de un regalo nupcial se tratase para que ellas no tengan que ir a buscarlos», señala Aranda.

Las moscas, ganadoras de seis premios Nobel

Parémonos un momento a pensar en las moscas. Seguramente, a muchos les haya venido a la mente la imagen de una vaca espantándolas con la cola, puede que a otros hayan recordado su molesto zumbido, y quizás unos pocos ahora mismo estén recitando a Machado o tarareando a Serrat. «Las moscas son una de las especies más estudiadas del mundo, incluyendo a los humanos, porque comparten con nosotros el 60% del ADN y a los genetistas les vienen genial para obtener resultados rápidos en los estudios. Esto les ha hecho protagonistas y merecedoras de seis premios Nobel. Además, esta coincidencia genética hace que las moscas de la fruta, por ejemplo, tengan una forma de ligar y un ritual de apareamiento muy parecido al nuestro», comenta el escritor.

Aranda concluye que aunque los medios de comunicación suelen destacar los aspectos ambientales de forma «negativa y apocalíptica» para crear alarma y conciencia, «la sociedad también necesita buenas noticias que le ablanden el corazón sobre el mundo natural para que empaticen con él».

Más información

Temas

Libro