Penélope Cruz: «A mí me han educado a vivir con naturalidad la homosexualidad»

Penélope Cruz./José Ramón Ladra
Penélope Cruz. / José Ramón Ladra

La actriz encarna a la madre del director protagonista de 'Dolor y gloria', un niño que se sabe diferente en la España de los 50

Oskar Belategui
OSKAR BELATEGUI

Penélope Cruz recuerda su primer encuentro con Almodóvar. «Me llamó por teléfono para 'Kika' cuando yo tenía 19 años, fue un sueño que se cumplió. Conectamos desde el primer día y desde entonces lo nuestro ha sido una historia de amor que va creciendo en el tiempo. Quiero que esté contento en los rodajes, porque, si no lo está, te lo dice». Cuando le vuelve a llamar, es difícil que la protagonista de 'Volver', que le reportó el premio de interpretación en Cannes y el Goya, le diga que no.

«Pedro es alguien muy importante en mi vida, casi de la familia. He disfrutado tanto cada papel suyo… Cuando me llama, son muchas cosas las que se juntan. Hasta en un día como hoy, haciendo entrevistas, hemos comido juntos y me he tronchado de la risa con su ingenio. Es un hombre sin filtros, que dice lo que piensa y que tiene un sentido del humor único».

En 'Dolor y gloria', Penélope Cruz asume el reto de encarnar a la madre del director protagonista cuando es niño (en la edad adulta su papel lo hace Julieta Serrano). Es una mujer de campo, lozana y vital como una joven Sofia Loren, que vive en una cueva habilitada como vivienda y que ama con locura a su niño, a la vez que empieza a entender que el pequeño es diferente a los demás. La actriz se irrita al preguntarle si una madre de hoy actuaría igual al saber que su hijo es homosexual.

«Me parece raro que se hable de la homosexualidad como algo sorprendente, es lo más natural del mundo y más aún en el cine de Pedro, donde nunca ha habido ningún tipo de juicio al respecto», afirma. «¿Vamos a estar en 2019 analizando que toque ese tema como si fuera una sorpresa? Yo lo vivo con naturalidad por cómo me han educado. En mi casa, mis padres siempre han hablado de ello».

Fan de Rosalía

Siendo el filme más personal e íntimo del manchego, el rodaje no se convirtió en una sesión de psicoterapia. «Pedro no hablaba del tema, esquivaba nuestras preguntas y todos entendíamos por qué. Él necesitaba contarlo y no había que darle más vueltas. Ha sido un proceso muy parecido al de las otras películas, yo lo he vivido como algo fácil», reconoce la actriz. «Mi personaje no tenía que ir a sitios oscuros. Cuando se acabó el rodaje me dije: ¿ya está?».

'Dolor y gloria' arranca con el personaje de Penélope lavando ropa en el río y cantando 'A tu vera' junto a Rosalía. ¿Le ha dado algún consejo? «Esa chica tiene un talento fuera de lo normal y le va a ir muy bien porque tiene la cabeza muy bien amueblada», alaba la actriz. «Es una chica muy especial, superauténtica. Compone, produce, tiene esa voz de ángel… Soy muy fan de su música».