Los trabajos de topografía, punto de partida para la Ronda Sureste

Técnicos de una de las constructoras del lote 1 realizan las primeras mediciones en Vistahermosa. :: l. c./Gráfico
Técnicos de una de las constructoras del lote 1 realizan las primeras mediciones en Vistahermosa. :: l. c.

La alcaldesa reconoce que el inicio de las obras es una «magnífica noticia» y los empresarios reivindican el tramo que falta entre Charca Musia y la Ex-100

M. M. NÚÑEZ CÁCERES.

Habrá que esperar al año 2046 para que la Ronda Sureste supere los 20.000 vehículos diarios. Si se cumple esa previsión técnica, la espera desde el final de la obra hasta entonces será parecida a la que los cacereños han tenido para ver cómo, por fin, arranca un proyecto largamente reivindicado. Tanto que hay que remontarse a la década de 2000.

Los primeros trabajos arrancaron ayer, una vez firmada el acta de replanteo entre la Dirección General de Infraestructuras de la Junta de Extremadura y las dos constructoras adjudicatarias. Desde ayer ya corren los plazos, que son de 30 meses para esos casi cuatro kilómetros de conexión entre la Charca Musia y la N-521 de Cáceres a Trujillo. Si no hay nuevos retrasos, los conductores ya podrían utilizar la nueva vía a finales de 2020.

La obra está dividida en dos lotes. El primero se adjudicó a la unión temporal de empresas (UTE) formada por Senpa-Aglosan-Araplasa por 10,7 millones. Corresponde al tramo entre la Ex-206 y el nuevo mirador de la Montaña, ubicado a la altura del kilómetro 5,56. Son 2,46 kilómetros. El segundo lote fue para la UTE Gévora-Majoin-Durantia. Conecta el mirador con la carretera N-521 y tiene un importe total de 9,9 millones y una longitud de casi un kilómetro y medio.

La alcaldesa de Cáceresagradeció ayer el esfuerzo de la Junta de Extremadura al permitir el inicio de esta infraestructura. Elena Nevado no dudó en hablar de una «magnífica noticia». Recuerda que la Ronda Sureste mejorará la movilidad en la ciudad. «Los cacereños estamos de enhorabuena», llegó a decir.

La regidora se refirió a que la ronda descongestionará la Ronda de Vadillo y permitirá ganar tiempo y comodidad en los desplazamientos al campus universitario y otros servicios administrativos de la carretera de Trujillo. Admite que este proyecto es un buen ejemplo de que los procesos administrativos «son tediosos» , aunque valora que cuando hay una voluntad política para impulsar un asunto de interés general «no hay colores políticos».

También desde la federación de constructores Fecons se hace una «valoración muy positiva» del comienzo de la obra. Ayer dos técnicos de una de las constructoras trabajaban en Vistahermosa. En una semana se verán los primeros camiones. El secretario general de Fecons, Joaquín Sánchez, señala que se trata de la mayor licitación en la provincia del último ejercicio pero recuerda que «aún queda el tramo final entre la Ex-206 y la carretera de Badajoz» y pide a la Junta de Extremadura que agilice el concurso.

Por su parte, desde la Federación Empresarial Cacereña (FEC) se insiste en la misma idea. «Es una reivindicación histórica. Nos alegramos del inicio de la obra, pero está incompleta. Hay que tender al cierre del anillo de circunvalación que sería la verdadera reivindicación», opina su secretario, Pedro Rosado.