Las lágrimas de Nevado al acompañar, por última vez como alcaldesa, a la Virgen

Ayer fue un día que Elena Nevado tardará en olvidar. Despidió, por última vez como alcaldesa de la ciudad, a la patrona en Fuente Concejo antes del retorno de la imagen al santuario. Nevado, que siempre ha mostrado abiertamente su devoción por la Virgen de la Montaña, no pudo contener las lágrimas. «Estoy muy emocionada. Creo que es un momento siempre muy especial, pero para mí como era el último, pues he tenido muchos recuerdos, mucho agradecimiento y, sobre todo, cuando la gente te transmite el cariño, el afecto es mutuo. Me he emocionado enormemente. Y la única palabra que me sale es: gracias, gracias, gracias», declaró a este diario tras recuperar el bastón de mando que entregó a la Virgen, tal y como manda la tradición, en la procesión de bajada.

«Hay momentos que no olvidaré mientras viva. No tengo palabras para expresar mi agradecimiento por este precioso día de la madre que me habéis hecho pasar», escribió después en su perfil de Facebook. La cofradía entregó a Elena Nevado, a modo de obsequio, un 'collage' con fotografías de la alcaldesa de los últimos ocho años, tomadas en diferentes momentos relacionados con la patrona. Además, la hermandad también cedió ayer la presidencia de la procesión a Elena Nevado, gesto que agradeció.