«Las empresas deben estar preparadas para los retos tecnológicos a los que se enfrentan»

Diego Peña con su libro, en la avenida de España. :: lorenzo cordero/
Diego Peña con su libro, en la avenida de España. :: lorenzo cordero

Diego Peña aborda en un libro la competitividad estratégica empresarial y la digitalización en la revolución tecnológica

LAURA ALCÁZARCÁCERES.

¿Hasta dónde queremos que la inteligencia artificial controle nuestras vidas? o ¿están preparadas las empresas para afrontar los retos que plantea la tecnología? Estos son algunos de los planteamientos que Diego Peña expone y desarrolla en su libro «Competitividad estratégica. Estrategia y digitalización en la revolución tecnológica», editado por Rama Lama Music. Peña, placentino afincado en Cáceres, es consultor de empresa y está especializado en estrategias, organización y finanzas en la empresa.

Este segundo trabajo que publica no es un manual al uso ni un ejemplar «académico o metódico», sino un libro «práctico» que trata de resolver cuestiones relacionadas con la gestión y la estrategia de la empresa. Por una parte, aborda cómo aplicar la estrategia empresarial «con ejemplos y casos prácticos» y, por otro, explica su metodología de implementación, todo sobre un escenario con la revolución tecnológica actuando a gran velocidad.

En el ámbito de la empresa, el consultor relaciona la revolución tecnológica con la «preparación» de las compañías para afrontar los nuevos retos que ofrece el avance de la tecnología. «Se trata de saber cuándo introducirla porque es algo que va a mejorar la relación con nuestros clientes y nuestra operativa interna o, por el contrario, cuándo tenemos que tomar la decisión de que no queremos introducir tecnología porque funcionamos bien», sostiene.

En este sentido, en su trayectoria como consultor de empresa, Peña ha detectado «importantes déficits» en la aplicación de la tecnología en la empresa. Según su experiencia, el proceso productivo de la empresa podría mejorarse «automatizando determinadas fases», algo que, a su juicio, «no repercutiría en amortizar puestos de trabajo sino en profesionalizar y mejorar la asignación de recursos y los flujos de trabajo».

Pese a los aspectos positivos que analiza en el libro, también pone el foco en los riesgos asociados al desarrollo tecnológico. «Pongo en una balanza las cosas positivas y negativas para saber qué es lo que realmente implica la revolución tecnológica» porque, indica, hay que tener en consideración «hasta dónde queremos que la inteligencia artificial controle nuestras vidas». En este sentido, Peña cree que la sociedad «necesita sus tiempos de adaptación», ante el deseo, dice, de sectores con «intereses económicos» de que la tecnología se implante «cuanto antes». «Hay una serie de fuerzas empujando para que se desarrolle con la mayor profundidad y prontitud posible», advierte.

Economía colaborativa

Por otra parte, otro de los aspectos aparejados a la revolución tecnológica social y empresarial que el consultor desgrana en su obra es la economía colaborativa, en la que se incluyen plataformas online que ofrecen servicios compartidos como la conocida 'Bla bla car', para desplazamientos y compartir trayectos en coches privados.

Peña señala que este tipo de economía, expandida a través de las nuevas tecnologías, ha favorecido un intercambio «mucho más fluido» de los bienes y servicios. Sin embargo, precisa que la «pureza» original de la economía colaborativa se ha acabado «pervirtiendo». Lo ejemplifica con la red social Facebook: «Se creó como una plataforma para interconectar a personas y se ha convertido en algo que está trayendo problemas, ya que a través de algoritmos intentan manipularnos o averiguar la máxima información posible nuestra para venderla a terceras personas», asevera.

El libro puede adquirirse en Cáceres en la librería Figueroa y en varias plataformas de venta online.