De hacer decorados para ‘Un, dos, tres...’ a belenista en Torrequemada

Barrau y el belén en que figuran monumentos de Torrequemada./
Barrau y el belén en que figuran monumentos de Torrequemada.

Andrés Barrau, extrabajador de TVE, hace un sorprendente belén extremeño

SERGIO LORENZOCáceres

«Nací en Madrid, pero no vuelvo a Madrid. Yo ya he dicho a mis seis hijos: si queréis verme, ya sabéis donde estoy, venid a Torrequemada». Andrés Barrau se siente feliz en esta localidad cacereña de donde es su mujer. «Yo me considero de Torrequemada porque llevo 50 años viniendo aquí», afirma y evidencia tanto aprecio a este pueblo que ha realizado unas impresionantes maquetas de monumentos de esta localidad y ha compuesto con ellas un belén que se puede ver en la ermita de San Sebastián, de doce de la mañana a dos de la tarde y de seis de la tarde a ocho de la noche.

Él no le da mucha importancia, «es que es lo mío, es mi oficio». Ha estado 30 años en Televisión Española haciendo decorados. Andrés Barrau participó en todos los decorados del famoso programa Un, dos, tres... responda otra vez, que empezó en 1972 y concluyó en 1994: «no éramos un equipo muy grande en los decorados y hacíamos de todo. En otro país quisieron hacer el mismo programa, con más dinero, y no les salió». Se acuerda de los rodajes del concurso en los Estudios Roma de Fuencarral (actual sede de Telecinco). «En los estudios de Prado del Rey hicimos Fortunata y Jacinta y La Máscara. También salíamos fuera, como en el rodaje de Santa Teresa de Jesús, con Concha Velasco». Hacían maquetas de todo tipo, «si no lograban licencia para rodar fuera, hacíamos maquetas».

Ahora ha seguido haciendo lo suyo con este belén en el que están los edificios más representativos del pueblo. «Está la iglesia parroquial de San Esteban; la ermita de San Sebastián, en la que está el belén; la torre del pueblo; la fuente de Los Montanchegos, ya en desuso; las corralás; un puente románico; la ermita del Salor; y la atalaya, la zona más alta en donde está el punto geodésico, aquí se han hecho novios la gente del pueblo y alguno de fuera».

A los pies de la atalaya hay una figura haciendo sus necesidades, «no es un caganer, es un hombre del pueblo», comenta sonriendo. Es el primer año que hace el belén, para lo que ha contado con la ayuda de convecinos, y señala que para el año próximo espera mejorarlo y ampliarlo. Otro proyecto que tiene es hacer maquetas de los monumentos de la Ciudad Monumental de Cáceres, es una especie de reto que se ha propuesto.