Hoy es martes de devoción: salen la Espina y la Angustia

En Las Descalzas ayer, dándole los últimos remates al paso del Cristo de la Espina. :: pakopí/
En Las Descalzas ayer, dándole los últimos remates al paso del Cristo de la Espina. :: pakopí

San Fernando adelanta su salida a las 19.30 horas y Las Descalzas celebra los 80 años de su procesión del silencio San FernandoLas Descalzas

MIRIAM F. RUA BADAJOZ.

La devoción es un sentimiento intangible, pero el Martes Santo en Badajoz se puede ver, vivir e incluso experimentar. Hacen estación de penitencia la Espina, que es el Cristo más venerado de la ciudad, y la Angustia, el crucificado de San Fernando, al que le reza la margen derecha. Es día grande.

Por primera vez en muchos años, la parroquia de San Fernando abrirá sus puertas a las 19.30 horas para que salga la Cruz de Guía. La hermandad ha decidido adelantar su salida procesional para recuperar la tradición de que su barrio les reciba de regreso y les acompañe en su recogida.

San Fernando

Año de fundación
1971
Cortejo
190 personas.
Paso
Misterio del Calvario con el Cristo de la Angustia y María Santísima de la Misericordia.
Costaleros
80 en dos cuadrillas (una de hombres y otra de mujeres) y dos relevos.
Capataz
Juan Alberto Moreno Rodríguez.
Música
Banda del Resucitado.

El cambio de hora propiciará dos imágenes para no perdérselas. Si se cumplen los horarios, el Calvario atravesará el Puente de Palmas en pleno ocaso. La hermandad calcula que en torno a las 20.30 horas estarán en la cabecera del puente, si bien hay que tener en cuenta que a los costaleros les gusta lucirse en su barrio y que, por tradición, en la calle Canarias se le canta una saeta tras otra. Pero, si llegan a hora, cojan sitio en el embarcadero de la margen izquierda y contemplen la procesión con la puesta de sol de fondo.

Otra nueva imagen que nos regalará este Martes Santo será ver en la carrera oficial a las dos procesiones juntas. Está previsto que cuando la Amargura de las Descalzas salga de Catedral, entre el Calvario de San Fernando. Por tanto, hoy es un buen día para alquilar una silla en la plaza de España.

Las Descalzas

Año de fundación
1773.
Cortejo
300 personas.
Primer paso
Cristo de la Espina.
Costaleros
30
Segundo paso
María Santísima de la Amargura.
Costaleros
35

Para su desfile, la hermandad de los ferroviarios ha incorporado varias novedades de última hora. Los costaleros han preparado un monte de corcho, donde irá clavada la cruz de la Angustia, que ayudará a recuperar la altura perdida cuando se colocó en el nuevo paso de misterio. Seguirá una estética barroca para imitar un monte natural de piedras, lirios y plantas verdes.

El exorno floral se completará con los claveles rojos donados por vecinos del barrio y devotos que, como es tradicional, irá rodeando el paso y por un centro de rosas rojas.

La composición del paso del misterio la decidirá hoy mismo la hermandad. Desde que la Angustia y la Misericordia comparten paso, la Virgen se ha colocado de espaldas para mirar a su hijo. Este año podría cambiar.

La dolorosa irá ataviada con la saya de terciopelo burdeos bordada en hilo dorado de seda y manto de terciopelo negro liso. Estrenará el tocado (rostrillo y pecheril) confeccionado con dos piezas de lamé de color plata, y dos puñetas realizadas con las mangas de una toga de juez, ambas donadas por familias devotas de la Virgen. Completa su atuendo el fajín de coronel de la Base Aérea y un pañuelo antiguo de bolillo.

Estrenará además un broche en forma de corazón, con las siglas de Ave María en el centro, que le han regalado sus costaleros.

El Señor de Badajoz

«Hasta las nueve de la noche, en la Espina nunca se sabe, pero las previsiones de tiempo son buenas», dice Ana Sánchez-Barriga, hermana mayor de la cofradía de Las Descalzas, que tras su reciente renovación, cumplirá hoy su quinta procesión con la vara de mando.

Si el tiempo no lo impide, la cofradía pondrá en la calle a una de las procesiones más bonitas de la Semana Santa, por la belleza plástica de sus pasos, su cortejo (el silencio de sus nazarenos, sus niños esparciendo incienso, sus penitentes con cruces y las mujeres alumbrando), por la riqueza de sus insignias y atributos, por la seriedad de su desfile pero, sobre todo, por el fervor con la que es seguida por la gente.

El Cristo de la Espina, o como se le conoce popularmente, el Señor de Badajoz, ya está en su paso ataviado con la 'carrasquilla', la túnica morada bordada en oro en los talleres Carrasquilla, realizados con la donación de una señora, que entregó la mitad del dinero de la venta de su casa en Sevilla.

No lleva música, el sonido de la Espina son las zapatillas de sus costaleros, de la asociación de costaleros y capataces San José, que lo mueven tan bonito que parece que anda.

Sublime está la Amargura, ya lista para acompañar al Nazareno. Ataviada con la saya de terciopelo granate bordada en oro, un hermoso rostrillo de encaje, el fajín del general Rajo y su manto grana y oro, el mejor de las dolorosas pacenses.

Lucirá el broche de oro con su nombre y varios anillos donados, uno de ellos es la joya más especial de la Virgen por su simbolismo. Se lo donó una mujer a la que le encomendó a su hijo, toxicómano. «Era lo único que le quedaba de valor porque el hijo le había vendido todo lo que tenía y se lo donó con la condición de que siempre lo llevara puesto y así es, jamás se le quita», relata Sánchez-Barriga.

El paso de palio irá adornado con rosas, iris y astromelias blancas. Tampoco llevará música, pero cuando escuchen los caireles de su palio chocando con los varales sabrán que se acerca la Amargura.

Ver esta procesión es un delicia en cualquier punto del recorrido, pero la entrada, la recogida y el saludo de la Espina a la Patrona, son momentos de gran emoción.

Más