La lluvia impide que el Yacente recorra las calle de Badajoz

El Santo Entierro no pudo salir en Badajoz./J. V. Arnelas
El Santo Entierro no pudo salir en Badajoz. / J. V. Arnelas

Los pasos del Santo Entierro no han podido salir de San Agustín

REDACCIÓN

La jornada de luto estuvo pasada por agua. El Viernes Santo volvió a llover y Badajoz vio alterada una vez más la recta final de su Semana Santa. Las precipitaciones obligaron a suspender la procesión del Cristo Yacente. Con angustia e incertidumbre han vivido en San Agustín, desde donde tenía prevista su salida la procesión oficial de Badajoz, la del Santo Entierro, los chaparrones que han caído en la ciudad durante la tarde de este viernes. A la lluvia se ha unido el granizo a ratos y fuertes rachas de aire.

Una jornada más se esperaba con tensión un giro casi inesperado de las condiciones meteorológicas para poder salir a desfilar por la calles de la capital pacense, pero al ver que la previsión no cambiaba la cofradía de Jesucristo Yacente, Nuestra Señora de las Lágrimas y Santiago Apóstol optó por cancelan la cita. La lluvia ha dejado así por segundo año consecutivo al Yacente y a las Lágrimas en casa.

La procesión del rosario que se tenía que celebrar en la madrugada del viernes al sábado tampoco salió por el mismo motivo. Así, la Patrona de la ciudad no pudo desfilar y se quedó por segundo día consecutivo en casa. El Jueves Santo también se tuvo que suspender la procesión de la Soledad por la lluvia, por lo que muchos pacenses se han quedado con ganas de verla esta Semana Santa por la calles de Badajoz.

Los costaleros la alzaron y la llevaron hasta la entrada de la ermita para que pudieran contemplarla todos los fieles que se congregaron a las puertas del templo.