La lluvia deja en el aire el día grande de la Semana Santa de Badajoz

Los titulares de la Hermandad de la Soledad preparados en su ermita para esta tarde. :: casimiro moreno/
Los titulares de la Hermandad de la Soledad preparados en su ermita para esta tarde. :: casimiro moreno

La Soledad, la Vera Cruz y la Sentencia tienen todo preparado, pendientes solo del cielo. El Cristo de la Paz sí hará su camino

Miriam F. Rua
MIRIAM F. RUA

En vilo están las tres hermandades del Jueves Santo y con ellas, los pacenses. El gran día de la Semana Santa tiene un mal pronóstico de tiempo, si bien parece que las lluvias se irán diluyendo conforme avance la tarde.

La previsión es que la Soledad, la Vera Cruz y la Sentencia se reúnan hoy antes de la salida para poner en común sus decisiones y, sobre todo, coordinarse en caso de acortar los recorridos o retrasar las salidas, porque las tres -si el tiempo no lo impide- coincidirán en la calle.

Menos dudas hay en San Roque. El Cristo de la Paz hará su camino en la madrugada ya del Viernes Santo aunque llueva.

«Con todo preparado y dispuesto y ahora mirando al cielo. Que sea lo que Dios quiera», decía ayer José María Blanco, hermano mayor de la Soledad. En la ermita están deseando poner en la calle su cortejo, el más numerosos de la Semana Santa. Este año estrenan su nuevo paso de misterio, con el Amarrao acompañado por un sayón y un romano, obra de Ricardo Kantowitz, que se estrena como imaginero.

El conjunto, que representa el misterio de la flagelación de Jesús en su pasión, ha sido muy bien recibido por quienes en estos últimos días han visitado la ermita. Irá adornado con rosas rojas en sus cuatro ánforas y acompañado por la banda de Cristo Yacente de Salamanca. Detrás, seguirá sus pasos el Ecce-Homo, con terciopelo rojo arropándoles los hombros y claveles sangre de toro de exorno floral.

En la procesión de la Patrona de Badajoz, habrá otra novedad. Por primera vez, procesionará el Cristo del Perdón y lo hará sobre los hombros de la Policía Nacional. 40 agentes de gala se turnarán durante el recorrido para portar al crucificado, delante de la reina de la Semana Santa, que está soberbia con su saya y manto de terciopelo negro bordada en oro y su diadema de Virgen Coronada.

El exorno floral del paso de palio será blanco como siempre, a base de rosas blancas en el frontal y gladiolos y liatris en las ánforas laterales. A la Patrona le acompaña la Banda Municipal de Música.

El 'Guapo' y la Aurora

En San Agustín, la hermandad de la Caridad está deseando sacar a la calle su nuevo paso para el misterio de la Sentencia. Es la primera fase de un proyecto más ambicioso para renovar la canastilla y jubilar las heredadas de la cofradía sacramental de Jerez de los Caballeros.

La nueva ha sido realizada en madera de cedro en el taller del tallista sevillano Felipe Martínez Oliver. De momento está en bruto, pero los planes de la hermandad son labrarla y dorarla en sucesivos años.

El nuevo paso es un metro más largo que el anterior, lo que mejorará el lucimiento del misterio, que está presidido por 'el Guapo', como cariñosamente se le conoce al Cristo de la Caridad. Lo han preparado con la túnica de terciopelo morada, manto adamascado y sus potencias.

El paso, guiado por Alfonso Romero y José Luis Cordón, irá adornado con laurel, cardos, lilas, claveles color sangre de toro y rosas rojas. Su salida desde San Agustín pone a prueba año tras año a sus 35 costaleros. Ellos serán quien hagan caminar al misterio al ritmo de las marchas de la Banda del Resucitado.

Detrás irá la Virgen de Aurora ataviada con la saya de seda en blanco roto bordada en oro, fajín a juego, rostrillo dorado y manto listo de terciopelo azul pavo real. En sus manos lleva un ramillete de azahar en plata, en recuerdo de los años en los que esta hermandad preparaba su salida del convento de Santa Ana y le ponían la flor del naranjo natural a la Virgen.

El paso de palio estrena las ánforas laterales, que ha sido realizadas por Manuel Arenas ,y el bordado trasero de las bambalinas. Del conjunto destaca la gloria de su palio, una reproducción pintada a mano de la Sagrada Familia de Goya, y sus enormes faroles de cola de trece brazos. Irá decorado con claveles y rosas blancas y jazmines. La banda municipal de Talavera le acompañará.

La sobriedad de la Vera Cruz

Desde La Concepción tiene prevista su salida la cofradía de aires antiguos, la de la Vera Cruz, llamada así por la estética y el rigor de su procesión: sobria, en silencio y rigurosa.

El paso del Cristo del Amor -que este año ilustra el cartel oficial de la Semana Santa- estrena cuatro ciriales cincelados a mano, inspirados en los que se custodian en el convento de Santa Ana de Córdoba de inicios del siglo XIX. Los llevarán un cuerpo de acólitos, que estrenarán las dalmáticas de damasco negro con galón dorado y chantilly.

En su imponente paso, el crucificado irá sobre una alfombra hecha con 2.200 claveles rojos y alumbrado por cirios de cera tiniebla. Delante, le marcará el paso la música de capilla del Trío Gólgota.

Detrás, la Virgen de la Consolación, elegante sobre un paso que es una joya de la orfebrería, destacando sus extraordinarios faroles de cola. Rezuma elegancia clásica con una saya de terciopelo morada que se ha terminado de bordar en oro, cinturilla a juego, tocado de seda, una tiara fina de pedrería sobre su frente y su manto granate liso. Lleva la cruz dorada de la Vera Cruz, el rosario de la familia Mora, su nombre en oro y dos medallas.

Estrena el llamador que representa un costalero de rodillas portando una cruz y que ha sido un regalo precisamente de sus costaleros, de la asociación San José. El palio irá con candelería marfil y claveles blancos.

En la madrugada del Viernes Santo saldrá, tras la íntima promesa de silencio, el cortejo de penitentes que acompañarán al Cristo de la Paz en su estación de penitencia. El Crucificado de San Roque, sobre un lecho de romero y claveles rojos, despierta un enorme fervor dentro y fuera de su barrio.