El Cerro de Reyes de Badajoz sale hoy en procesión con su Virgen

La Virgen del Cerro de Reyes, ya en su paso y con su nuevo manto. / C. M.
La Virgen del Cerro de Reyes, ya en su paso y con su nuevo manto. / C. M.

El paso del Dulce Nombre de María recorre por segundo año las calles de la barriada como preludio de la Semana Santa

MIRIAM F. RUA BADAJOZ.

El Cerro de Reyes cuenta las horas para ver de nuevo esta noche a su 'Madre' recorrer las calles de la barriada. Será el segundo año de esta procesión del sábado de Pasión, que sirve de pórtico a la Semana Santa pacense.

El tiempo les augura un recorrido sin sobresaltos, ya que no hay previsión de lluvia. Pese a ello, el Hermano Mayor, Antonio Trinidad, estará mirando al cielo hasta que a las ocho de la tarde se abran las puertas de la parroquia y salga la Virgen del Dulce Nombre de María.

LA PROCESIÓN

Hermandad
Jesús Obrero y Dulce Nombre de María.
Año de fundación
2014.
Número de hermanos
180.
Punto de salida
Parroquia de Jesús Obrero, Cerro de Reyes.
Recorrido
Rotonda de las grullas, calle Suecia, Paseo de la Radio, calles Noruega, Federico García Lorca, Francia, Alemania y de vuelta a su parroquia.
Paso
Dulce Nombre de María.
Hora de salida
20 horas.
Acompañamiento musical
Banda de Música Guzmán Ricis de Barcarrota.

En su segundo año, recorrerá el llamado 'Cerro nuevo', es decir, la parte del barrio construida tras los realojos de la riada, después de que en su primer año la procesión discurriera por las calles antiguas del 'Cerro Viejo'. «Hay muchas ganas en el barrio de ver a la Virgen, muchas», repite Trinidad.

La bellísima dolorosa, obra del imaginero Adrián Valverde -el mismo que firma el Cristo de la Caridad en su Sentencia de San Agustín- ya está preparada. Esta mañana ha amanecido en su iglesia sobre el paso y con las flores ya colocadas. Anoche, su hermandad trasnochó hasta bien entrada la madrugada para dejar a la Virgen lista para la procesión.

Para su segunda salida, la imagen estrenará un manto de terciopelo burdeos bordado en oro y enriquecido con los escudos de los dos titulares de la hermandad, el de Jesús Obrero y el de la Virgen. La pieza ha sido realizada en un taller de Ciudad Real y sufragada por la hermandad con el dinero recaudado sobre todo, con los viajes que han organizado el último año.

Llevará su saya de salida beige bordada en oro y, en su pecho, el corazón de los siete puñales, un elemento de la iconografía mariana que representa los siete dolores de la Virgen, sobre la vida, pasión y muerte de su hijo.

Estrenará un manto de terciopelo burdeos bordado en oro con los escudos de la hermandad

La 'Madre' del Cerro de Reyes irá sobre el paso que les presta María Auxiliadora y portado por 32 costaleros, que la mecerán al ritmo que les marquen las marchas de las banda de música Guzmán Ricis de Barcarrota.

El cortejo lo integrarán los hermanos y muchos vecinos irán, tras ella, haciendo el recorrido por el barrio. La procesión aún no lleva nazarenos, pero este es el objetivo que se ha marcado la hermandad para el próximo año. Lejos ven aún en el Cerro de Reyes el momento de tener a su tercer titular, un Cristo despojado de penitencia, que les permitirá incorporarse a la Semana Santa oficial. La falta de dinero para costear la nueva talla es la barrera que tienen que superar para convertirse en la decimoquinta procesión de la Pasión pacense que haga carrera oficial.