El Cerro de Reyes se echa a la calle para seguir a su Virgen

La Virgen del Cerro de Reyes ayer, a la salida de la parroquia de Jesús Obrero. :: C.MORENO/
La Virgen del Cerro de Reyes ayer, a la salida de la parroquia de Jesús Obrero. :: C.MORENO

M. F. R. BADAJOZ

El Dulce Nombre de María o lo que es lo mismo la Virgen del Cerro Reyes salió ayer de su parroquia, Jesús Obrero, por segunda vez para procesionar por las calles de su barrio. Además de su cuadrilla de costaleros, los vecinos de esta popular barriada la llevaron en volandas durante todo el recorrido, demostrando la pasión que despierta en ellos la dolorosa.

Dulce como su nombre era su saya blanca y oro, y el exorno floral de su paso, rosas rosas y lirios blancos y, en contraste, el manto burdeos y oro, que estrenó ayer, como símbolo de la penitencia de su procesión.

Este desfile, que sirve de pórtico a la Semana Santa pacense, tuvo 'petalada' a la salida, marcha real, saetas en el recorrido, afanados costaleros meciéndola y un barrio a sus pies encomendándole sus ruegos.