Monliz inicia las pruebas de sus instalaciones en la plataforma logística de Badajoz

Los operarios caminan entre los pasillos cargados de estructuras metálicas. / J. V. Arnelas

La compañía belga es la única que ha construido una nave en el recinto industrial, donde quieren trabajar a pleno rendimiento en octubre

Rocío Romero
ROCÍO ROMEROBadajoz

Dentro de dos días, la sala de máquinas de la primera nave construida en la plataforma logística comenzará a expulsar frío. Los compresores tardarán tres semanas en convertir una sala gigante de 11.000 metros cuadrados en un inmenso congelador. De los 40 grados que hará fuera, el ambiente bajará a 22 grados bajo cero.

Es la primera nave que ya se puede ver en la plataforma logística del Suroeste Europeo, donde la multinacional Monliz España, participada por Ardo y Crops, está acabando ya una de las naves más grandes que tiene en Europa.

La semana del 5 de agosto tiene previsto comenzar a introducir la verdura preparada en sus instalaciones de Villafranco para ver su conservación en pruebas. Entre un mes y medio y dos meses después estará a pleno rendimiento. Esto es, en octubre.

Entre el Nevero y la carretera de Campomayor almacenarán las verduras salteadas, naturales y a la parrilla antes de salir en envases de 750 kilos.Su primer destino será la planta de envasado de Alpiarça, en Portugal, y de ahí a los supermercados de toda Europa. Los salteados de Findus, los tomates cherry de las pizzas del Doctor Oetker, las verduras de los múltiples productos de Nestlé... En esos paquetes acabarán todos los calabacines, pimientos y berenjenas que salgan de este rincón en la frontera.

Desde la carretera de Campomayor se aprecia la nave, que mide 17 metros de altura. Se aprecia mucho movimiento.Dentro hay un centenar de personas que están ultimando el software que automatiza todas las funciones, los operarios rematan las instalaciones y los especialistas prueban las cintas que moverán los palés. Las oficinas van más retrasadas, aunque la idea es que estén listas a finales de agosto.

Hay muchos operarios extranjeros, y entre ellos muchos belgas, que es el país de origen de la multinacional. Se trata de una mano de obra especializada que trabaja para la compañía. Los ingenieros que firman el proyecto son Javier Jiménez y César Guerrero, que han contado también conel estudio Arram. Y quienes estos días hacen las pruebas de software son españoles.

Estructuras de seis pisos

Una vez dentro, la sala está dividida en pasillos con estructuras metálicas, de hasta seis pisos, con capacidad para almacenar 35.000 palés de verduras. Se trata del triple de capacidad que tiene la nave de la compañía en Villafranco, donde se instalaron hace cuarenta años. Allí tienen un volumen de negocio de 27,5 millones de euros en Badajoz, que corresponde al ejercicio 2016-2017.

Las verduras se cocinarán y prepararán en esa otra planta de Villafranco. Y de ahí partirán en camiones hasta esta instalación. Los vehículos engancharán su parte trasera a los sistemas de transporte interno y los palés se descargarán automáticamente. Irán en carretillas que se fabrican estos días.Tendrán cabinas calefactadas para los operarios, que ubicarán cada palé en el espacio que le toque en función del producto que se trate. Las grúas alcanzarán hasta la sexta altura.

Prácticamente todo está automatizado, por lo que no serán necesarios demasiados trabajadores en el día a día de la planta.Entre este y la ampliación de Villafranco, que estará lista en un plazo de cinco años, la compañía incrementará con una treintena la plantilla de los 260 empleados que suelen tener de media cada año.

Otra cosa, según explican desde la marca, es el trabajo indirecto que generan a través de agricultores y recolectores de las Vegas Bajas del Guadiana. Crecerá porque comprarán más mercancía. Este año tiene previsto adquirir 25.000 toneladas y el objetivo es alcanzar las 35.000 toneladas en un periodo de cinco años. El 80% de su producción anual es de vegetales fritos y asados.

La multinacional invierte 20 millones de euros en esta parcela de 30.000 metros cuadrados de la plataforma. Construyen en 16.000 metros cuadrados, de los que la nave ocupa 11.000. Tienen prevista una ampliación de esta misma nave y para eso reservaron 43.000 metros cuadrados anejos hace unos meses. La idea es ubicar ahí una planta de envasado para no tener que llevar la mercancía hasta Portugal.

Al principio, tienen previsto que el transporte sea por camiones entre las dos plantas y hacia otros puntos, como la de envasado que tienen en Alpiarça. Pero más adelante requerirán del tren y sus conexiones hacia el norte de la península, el sur, Valencia y los puertos portugueses. La Junta les prometió que las conexiones ferroviarias estarían listas cuando formalizaron el contrato.

La plataforma contará con conexiones ferroviarias, que debe hacer Adif. La terminal logró el permiso medioambiental en marzo. Entonces, la Junta de Extremadura no dio fechas sobre el inicio de las obras, pero aseguraron que comenzaría en este 2019.

La compañía exporta el 90% de sus productos. Sus destinos son otros países europeos, Estados Unidos y Japón, aunque su expansión apunta ya a Australia y otros países americanos. La multinacional cuenta con 21 plantas en nueve países, un listado al que ya se suma esta de la plataforma logística del Suroeste Europeo.Que es, a su vez, la primera y única en construcción en este recinto industrial.